viernes, 27 de diciembre de 2013

La Unidad es Poder. Éxodo 18.

El hombre no fue hecho para vivir aislado desde un principio Dios se dio cuenta que no era bueno que el hombre estuviera solo. Génesis 2: 18 “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.
El ser humano en la soledad tiende a deprimirse, por lo general no rinde.
Solo cuando estamos en compañía de los demás es que tenemos un propósito para vivir para luchar.
Si no hay para quien luchar no vale la pena hacerlo.
Dios es un Dios de resultados y el exige de nosotros que demos frutos. Juan 15: 1-2 “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.  15:2 Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto.
La mejor manera de dar más frutos es si estamos acompañados es por eso que Dios dijo que no era bueno que el hombre estuviera solo. Eclesiastés 4: 9 -12 “Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo.  4:10 Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante.  4:11 También si dos durmieren juntos, se calentarán mutuamente; más ¿cómo se calentará uno solo?  4:12 Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto. 
La única forma de tener éxito en la vida y de dar mayor rendimiento es si aprendemos a trabajar en equipo.
Antes de pensar en asociarnos con los extraños o con los de afuera es muy importante que entendamos que el primer equipo poderoso que Dios nos dio se llama familia. Moisés era muy bueno en lo que hacía pero se había olvidado de su familia.
Como trabajar en equipo:
1. Busca la unidad familiar. Éxodo 18: 2-6 “Y tomó Jetro suegro de Moisés a Séfora la mujer de Moisés, después que él la envió,  18:3 y a sus dos hijos; el uno se llamaba Gersón, porque dijo: Forastero he sido en tierra ajena; 18:4 y el otro se llamaba Eliezer, porque dijo: El Dios de mi padre me ayudó, y me libró de la espada de Faraón.  18:5 Y Jetro el suegro de Moisés, con los hijos y la mujer de éste, vino a Moisés en el desierto, donde estaba acampado junto al monte de Dios;  18:6 y dijo a Moisés: Yo tu suegro Jetro vengo a ti, con tu mujer, y sus dos hijos con ella.
2. No intentes hacerlo todo. V 13- 14 “Aconteció que al día siguiente se sentó Moisés a juzgar al pueblo; y el pueblo estuvo delante de Moisés desde la mañana hasta la tarde. 
18:14 Viendo el suegro de Moisés todo lo que él hacía con el pueblo, dijo: ¿Qué es esto que haces tú con el pueblo? ¿Por qué te sientas tú solo, y todo el pueblo está delante de ti desde la mañana hasta la tarde?” asumir todas las cargas de una familia o de una empresa no está bien. V 17 “Entonces el suegro de Moisés le dijo: No está bien lo que haces”. Si tú vas a ladrar entonces para que compras perro.
El hacerlo todo causa desgaste físico, mental y hasta espiritual, produce  mal genio, dañamos nuestra relación con los demás. V 18 “Desfallecerás del todo, tú, y también este pueblo que está contigo; porque el trabajo es demasiado pesado para ti; no podrás hacerlo tú solo.
3. Delega de acuerdo a la capacidad de cada persona. Cada persona somos diferentes, nuestros hijos son diferentes cada uno es un mundo aparte. V 21 “Además escoge tú de entre todo el pueblo varones de virtud, temerosos de Dios, varones de verdad, que aborrezcan la avaricia; y ponlos sobre el pueblo por jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de diez.
4. Enséñales lo que tú quieres que hagan. V 20 “Y enseña a ellos las ordenanzas y las leyes, y muéstrales el camino por donde deben andar, y lo que han de hacer.” muchas personas tienen muy mala relación con sus subalternos porque no saben explicar lo que quieren.
5. Encárgate de las cosas graves e importantes. V 22 “Ellos juzgarán al pueblo en todo tiempo; y todo asunto grave lo traerán a ti, y ellos juzgarán todo asunto pequeño. Así aliviarás la carga de sobre ti, y la llevarán ellos contigo.
2. Manten una misma visión. El tener dos formas de pensar se llama división. Números 11: 16- 17 “Entonces Jehová dijo a Moisés: Reúneme setenta varones de los ancianos de Israel, que tú sabes que son ancianos del pueblo y sus principales; y tráelos a la puerta del tabernáculo de reunión, y esperen allí contigo.  11:17 Y yo descenderé y hablaré allí contigo, y tomaré del espíritu que está en ti, y pondré en ellos; y llevarán contigo la carga del pueblo, y no la llevarás tú solo.” muchos hogares viven en ruina porque los padres nunca se ponen de acuerdo en lo que quieren. El hijo le pide permiso para salir a su mama y ella le dice dígale a su papa. El hijo acude al papa y él le dice dígale a su mama, mientras ellos tratan de ponerse de acuerdo el hijo ya se ha marchado.

La única forma de mantener una vida de éxito y de darle continuidad a los sueños y los proyectos es a través de un buen equipo de trabajo. Nunca intentes trabajar solo. Recuerda no es bueno que el hombre este solo.



Contribuye con nuestro ministerio. Con tu ofrenda podemos llegar a más personas con el evangelio de salvación. CONTÁCTANOS.