sábado, 15 de febrero de 2014

Dime como Vives y te diré quién Eres. Éxodo 25 - 27


La forma como vivimos afecta nuestro comportamiento en nuestro diario vivir. El orden o el desorden y otros factores de nuestra vivienda afectan nuestra vida.
La decoración de las casas o apartamentos es tan importante como el arreglo personal de quienes las habitan.

La gente debe preocuparse  por la presentación de sus residencias, por mostrar un marco estético y acogedor que cautive y sea agradable vivir en ese lugar.

El cómo vivimos es lo que determina quienes somos. Tú y yo somos como vivimos. Nuestra casa se parece a nosotros y nosotros a nuestra casa.
En cierta medida, la casa es el reflejo de sus propietarios o de quienes la habitan Y, asimismo, debe constituirse en un sitio íntimo que invite a una estadía permanente o frecuente.
No es excusa de que esa casa en la que vives no es tuya para vivir en un chiquero. Mientras tú vivas en ella, debes preocuparte por su presentación.
Los diversos factores que componen nuestro medio afectan directamente a la salud y al comportamiento pueden ocasionarnos paz, tranquilidad o  nos causa estrés y ansiedad. Por ejemplo Los colores con los cuales tenemos que vivir afectan nuestro estado de ánimo.

El tabernáculo era muy importante para Dios ya que en él se manifestaría su presencia. Podría decirse que sería su morada. V 8 “Y harán un santuario para mí, y habitaré en medio de ellos.
En el tabernáculo es que él les hablaría. V 22 “Y de allí me declararé a ti, y hablaré contigo de sobre el propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio, todo lo que yo te mandare para los hijos de Israel
Dios no quería tener cualquier tipo de morada tendría que ser algo en la cual él pudiera expresarse con toda libertad, que su ambiente haga que quienes lo escuchen lo puedan entender. Por eso el mismo se encargaría de su diseño. Que mejor diseñador que el. V 9 “Conforme a todo lo que yo te muestre, el diseño del tabernáculo, y el diseño de todos sus utensilios, así lo haréis.
Un lugar como el que Dios quería necesitaría de mucha inversión. El tener una casa en la cual podamos desarrollarnos y crecer se necesita invertir. En los capítulos 26 y 27. explica todo el trabajo y la dedicación que costo hacer el tabernáculo
Dios es el dueño del oro y de la plata. Hageo 2: 8 “Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos.” el no necesita que nosotros le demos dinero. En eso tienen razón los que dicen que el no come, ni bebe.
Pero ¿sabes dónde está la plata y el oro que son de él? ¡En tu bolsillo y en el mío! Dios da la provisión para hacer su casa a través de los hombres. El hombre es el instrumento de Dios. 25: 1-2 a “Jehová habló a Moisés, diciendo: 25:2 Di a los hijos de Israel que tomen para mí ofrenda
Como debía ser esa ofrenda:
1. Con Esfuerzo. V 2 b “de todo varón que la diere de su voluntad,” que la diere de su voluntad no quiere decir si es que quiere. Voluntariamente  significa obligarse a si mismo hacer algo. No por obligación. Un ejemplo de esto es cuando la mama le dice al niño tómese el remedio voluntariamente. No quiere decir que si quiere no se lo tome le está diciendo tómeselo usted mismo antes de que lo tenga que hacer tomar a la fuerza.
2. De Corazón. Es decir con alegría. V 2 c “de corazón, tomaréis mi ofrenda.” la única forma que tenemos para dar algo asiendo un esfuerzo y con alegría es cuando entendemos para qué es lo que estamos dando.
3. Lo Mejor. La ofrenda no podía ser cualquier cosa por eso se requería de esfuerzo y que se haga de corazón. V 3-4 “Esta es la ofrenda que tomaréis de ellos: oro, plata, cobre,
25:4 azul, púrpura, carmesí, lino fino, pelo de cabras
El templo no debe ser un derroche de lujo pero si debe ser un lugar apropiado donde nos estimulemos a entrar en la presencia de Dios.
A Dios le molesta que nosotros vayamos al templo a su casa a pedirle que nos provea para arreglar nuestras casas y no nos preocupemos por la de él. Hageo 1: 9-10 “Buscáis mucho, y halláis poco; y encerráis en casa, y yo lo disiparé en un soplo. ¿Por qué? dice Jehová de los ejércitos. Por cuanto mi casa está desierta, y cada uno de vosotros corre a su propia casa. 
1:10 Por eso se detuvo de los cielos sobre vosotros la lluvia, y la tierra detuvo sus frutos.
Ese tabernáculo representaba a Jesucristo quien también exige que nosotros demos lo mejor. Hebreos 9: 11-12 “Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación,  9:12 y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.
En marcos encontramos un ejemplo de dar con esfuerzo no de lo que le sobraba. Marcos 12: 41-44 “Estando Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho.  12:42 Y vino una viuda pobre, y echó dos blancas, o sea un cuadrante.  12:43 Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; 12:44 porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento.
Nuestro cuerpo también es templo de Dios por lo tanto también tenemos que darle lo mejor. 1 Corintios 3: 16 ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?

Recuerda nuestro estado de ánimo depende del lugar en el cual vivimos, de el lugar en el cual permanecemos. Sea trabajo, casa, colegio o iglesia. Para embellecer un lugar y convertirlo en algo agradable más que mucho dinero se necesita imaginación, disposición y mucho amor.



    


Contribuye con nuestro ministerio. Con tu ofrenda podemos llegar a más personas con el evangelio de salvación. CONTÁCTANOS.