domingo, 30 de marzo de 2014

Dios de Oportunidades. Éxodo 34.

El pueblo de Dios cometía errores de manera constante si no era de una forma lo hacía de otra. En esta ocasión el pueblo aprovechando la ausencia de Moisés hizo un becerro de oro y Moisés en un momento de ira rompió las tablas de la ley. Éxodo 32: 19 “Y aconteció que cuando él llegó al campamento, y vio el becerro y las danzas, ardió la ira de Moisés, y arrojó las tablas de sus manos, y las quebró al pie del monte.
Cuantas veces sentimos que los demás nos fallan o que nosotros fallamos y en un momento de ira decidimos acabar con todo.
Muchos hogares se han destruido y muchos negocios han caído en la ruina porque nos aburrimos y todo lo damos por perdido. La amargura, la pereza, el desorden, el incumpliendo, el abusar de la confianza de los demás.  Hacen que se deteriore una relación.
En muchas ocasiones Jehová había decidido destruir al pueblo. 32: 9-10 “Dijo más Jehová a Moisés: Yo he visto a este pueblo, que por cierto es pueblo de dura cerviz. 32:10 Ahora, pues, déjame que se encienda mi ira en ellos, y los consuma; y de ti yo haré una nación grande”. Pero a diferencia de muchos de nosotros, Dios decide darnos otra oportunidad. V 14 “Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo.
La única forma que tenemos para poder vivir en paz es si aprendemos a dar una oportunidad más.
Como lograr dar una Oportunidad más.
1. Siendo Humildes. Dios se humilla hasta el hacer las cosas de nuevo. 34: 1 “Y Jehová dijo a Moisés: Alísate dos tablas de piedra como las primeras, y escribiré sobre esas tablas las palabras que estaban en las tablas primeras que quebraste.
2. Tomándonos el tiempo necesario, la ansiedad no deja perdonar ni actuar.  34: 2 “Prepárate, pues, para mañana, y sube de mañana al monte de Sinaí, y preséntate ante mí sobre la cumbre del monte.
3. Esforzándonos por arreglar las cosas. Moisés tenía que volver a pasar  por el trabajo de alizar otras piedras. V 4 “Y Moisés alisó dos tablas de piedra como las primeras; y se levantó de mañana y subió al monte Sinaí, como le mandó Jehová, y llevó en su mano las dos tablas de piedra.
4. No dejándonos dominar por la ira. V 6 “Y pasando Jehová por delante de él, proclamó: ¡Jehová! ¡Jehová! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad;” no permitas que la ira maneje tu vida y amargue tu alma.  Efesios 4: 26-27 “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,  4:27 ni deis lugar al diablo.
5. Perdonando de la misma forma como cristo nos perdonó a nosotros. Marcos 11: 25 “Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas
6. Aceptando el Arrepentimiento de los demás. Éxodo 34: 7 “que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado; que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación
7. Tener la Libertad de volver a comenzar sin rechazo ni reproches. V 10 “Y él contestó: He aquí, yo hago pacto delante de todo tu pueblo; haré maravillas que no han sido hechas en toda la tierra, ni en nación alguna, y verá todo el pueblo en medio del cual estás tú, la obra de Jehová; porque será cosa tremenda la que yo haré contigo
Como actuar cuando nos dan otra oportunidad.
1. Siendo obedientes. V 11 “Guarda lo que yo te mando hoy; he aquí que yo echo de delante de tu presencia al amorreo, al cananeo, al heteo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo
2. Renunciando a todo lo que nos hace equivocar. V 13 “Derribaréis sus altares, y quebraréis sus estatuas, y cortaréis sus imágenes de Asera.
3. No mezclándonos con personas que nos pueden hacer fallar. V 15 “Por tanto, no harás alianza con los moradores de aquella tierra; porque fornicarán en pos de sus dioses, y ofrecerán sacrificios a sus dioses, y te invitarán, y comerás de sus sacrificios;
4. Haciendo méritos para el perdón. V 20 “Pero redimirás con cordero el primogénito del asno; y si no lo redimieres, quebrarás su cerviz. Redimirás todo primogénito de tus hijos; y ninguno se presentará delante de mí con las manos vacías.” en lo espiritual ya no necesitamos sacrificar animales pero si podemos ofrecernos nosotros. Romanos 12: 1 “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.
El perdonar y tener la capacidad de dar otra oportunidad mejora nuestra relación con Dios, con nosotros mismos y con los demás. Tanto que es como si nuestro rostro resplandeciera. Éxodo 34: 35 “Y al mirar los hijos de Israel el rostro de Moisés, veían que la piel de su rostro era resplandeciente; y volvía Moisés a poner el velo sobre su rostro, hasta que entraba a hablar con Dios.
Recuerda lo que se dice en el mundo: todos tenemos rabo de paja si no fallamos de una forma lo hacemos de otra. Nadie está libre de pecado como para tirar la primera piedra. Perdona da otra oportunidad y vivirás feliz.