sábado, 9 de agosto de 2014

La Ofrenda Muestra de Amor. Números 15.

Ofrenda es ofrecer algo a alguien por agradecimiento. O la mejor definición es que: ofrenda es la materialización de nuestro amor.
Para Dios es muy importante la ofrenda por una razón muy sencilla. El Diezmo es una obligación que tenemos con él, pero la ofrenda es algo que sale de nuestro corazón sin necesidad de que nos obliguen.
Como padres es nuestra obligación proveer para lo necesario de nuestros hijos pero el darles algo por sus cumpleaños es una manifestación de nuestro amor.
No hay una ley que nos obligue a festejarle o darle un regalo cuando alguien cumple años. Quienes lo hacemos lo hacemos porque con ese ofrecimiento queremos manifestar nuestro amor. La ofrenda es un regalo que nosotros queremos hacerle a Jesucristo para que su obra aquí en la tierra se pueda cumplir con mayor efectividad.
Cuando y como dar la Ofrenda.
1. Cuando entremos en bendición. V 17-18 “También habló Jehová a Moisés, diciendo: 
15:18 Habla a los hijos de Israel, y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra a la cual yo os llevo,
2. Cuando comencemos a comer de la bendición. V 19 “cuando comencéis a comer del pan de la tierra, ofreceréis ofrenda a Jehová.” Nosotros damos de lo que recibimos.
3. Cuando nos sentimos agradecidos. La ofrenda o cualquier cosa que ofrezcamos no debemos hacerlo por soberbia. V 30-31 “Más la persona que hiciere algo con soberbia, así el natural como el extranjero, ultraja a Jehová; esa persona será cortada de en medio de su pueblo. 
15:31 Por cuanto tuvo en poco la palabra de Jehová, y menospreció su mandamiento, enteramente será cortada esa persona; su iniquidad caerá sobre ella.
4. Cuando estamos mal económicamente. Esto sirve como siembra. 2 Corintios 8: 1-2 “Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia; 
8:2 que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad.
5. Con agrado y Esfuerzo. 2 Corintios 8: 3 “Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aún más allá de sus fuerzas,
6. Pensando que Ofrendar es un Privilegio ya que es para continuar con la obra de Dios. Llevar el evangelio hasta los últimos rincones de la tierra. V 4 “pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos.
7. Nuestro servicio también es una forma de ofrendar. V 5 “Y no como lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios;
8. Entendiendo que la ofrenda es una muestra de amor. V 8 “No hablo como quien manda, sino para poner a prueba, por medio de la diligencia de otros, también la sinceridad del amor vuestro.
9. Ofrendar nos conviene ya que con la Ofrenda tocamos el corazón de Dios. V 10 “Y en esto doy mi consejo; porque esto os conviene a vosotros, que comenzasteis antes, no sólo a hacerlo, sino también a quererlo, desde el año pasado.
10. Primero debe haber la voluntad. Para el que quiere todo es posible. V 11-12 “Ahora, pues, llevad también a cabo el hacerlo, para que como estuvisteis prontos a querer, así también lo estéis en cumplir conforme a lo que tengáis.  8:12 Porque si primero hay la voluntad dispuesta, será acepta según lo que uno tiene, no según lo que no tiene.” el que no quiere hacerlo siempre encontrara una excusa para negarse.
11. De acuerdo a como ofrendamos es como cosechamos. 2 Corintios 9: 6 “Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.
12. No dar con tristeza hay que hacerlo con alegría porque es para la obra de Jesucristo aquí en la tierra.  9: 7 “Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.
13. Dios es quien provee para que ofrendemos. V 8 “Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;
14. Dios da a quien quiere ayudar a su obra. V 10-11 “Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, 
9:11 para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.” Tu puedes decir Señor yo quiero sembrar pero no tengo con qué. Dios mira tú corazón si tú quieres sembrar Dios te dará la provisión para que lo puedas hacer.
La ofrenda es una manifestación de amor y agradecimiento. El diezmo es una obligación. Dispón tu corazón para invertir en el reino de los cielos a través de tu ofrenda. Tu solo proponlo en tu corazón Dios te dará la provisión para que lo puedas hacer. Recuerda que si tú te propones sembrar Cristo te dará la Semilla.