domingo, 26 de octubre de 2014

Como Llegar a la Bendición. Números 33-34

Todos anhelamos llegar a conquistar nuestra bendición pero aunque muchas personas son las que desea ser bendecidas muy pocas son las que lo consiguen. Dios saco a su pueblo de la esclavitud para llevarlo a una tierra que mana leche y miel una tierra maravillosa.
Dios nos sacó de la esclavitud del mundo para darnos una nueva vida, una vida maravillosa. 2 corintios 5: 17 “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.
La única forma de conseguir lo que queremos es si sabemos cómo llegar y sobre todo que hacer una vez que lleguemos a esa bendición.
Si alguien no sabe cuál es el camino para llegar a su casa por mucho que lo intente nunca lo va a lograr esto quiere decir que está perdido.
Como Llegar
1. Por Jornadas. V 1 “Estas son las jornadas de los hijos de Israel, que salieron de la tierra de Egipto por sus ejércitos, bajo el mando de Moisés y Aarón” no intentes hacer las cosas de un solo golpe. Todo en la vida requiere de procesos. Paso a paso es como se llega muy lejos. El desierto es muy difícil de pasar si se lo hace con afán la fuerte temperatura te puede desgastar.
2. Creer que la única forma de conseguir algo es con el poder de Dios. V 3 “De Ramesés salieron en el mes primero, a los quince días del mes primero; el segundo día de la pascua salieron los hijos de Israel con mano poderosa, a vista de todos los egipcios,” si Dios no hubiera hecho uso de su poder el pueblo nunca hubiera salido de Egipto. No importa cuán capacitado seas si Dios no está contigo será difícil lograr la victoria.
3. Saber de dónde se Viene y sobre todo para donde se va. V 5-6 “Salieron, pues, los hijos de Israel de Ramesés, y acamparon en Sucot.  33:6 Salieron de Sucot y acamparon en Etam, que está al confín del desierto.” hay mucha gente que quiere correr pero no sabe para dónde. Hay otros que solo caminan pero saben para donde van por lo tanto aunque despacio pero llegan.
Las cosas no las consigue el que más corre o el que más quiere, las consigue quien cuenta con la misericordia de Dios. Romanos 9: 16 “Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.
4. Saber que habrá bajas. V 38-39 “Y subió el sacerdote Aarón al monte de Hor, conforme al dicho de Jehová, y allí murió a los cuarenta años de la salida de los hijos de Israel de la tierra de Egipto, en el mes quinto, en el primero del mes.  33:39 Era Aarón de edad de ciento veintitrés años, cuando murió en el monte de Hor.” no siempre las cosas salen como uno quiere. Todo está dispuesto de acuerdo a la voluntad de Dios.
Qué hacer cuando entramos a la tierra Prometida.
1. Echar fuera todo aquello que nos impide tomar la Bendición. V 50-52 “Y habló Jehová a Moisés en los campos de Moab junto al Jordán frente a Jericó, diciendo: 33:51 Habla a los hijos de Israel, y diles: Cuando hayáis pasado el Jordán entrando en la tierra de Canaán,  33:52 echaréis de delante de vosotros a todos los moradores del país”
2. Destruir todo ídolo. V 52 b “, y destruiréis todos sus ídolos de piedra, y todas sus imágenes de fundición,” hay muchos cristianos que ya no tienen imágenes en las paredes de su casa pero si conservan muchos ídolos en su corazón. El esposo(a), el trabajo. Etc.
3. Acabar con toda mala costumbre. V 52 c “y destruiréis todos sus lugares altos;” cristianos que tienen la mala costumbre de no congregarse, de no orar, de no estudiar la palabra. Etc. En lo secular todavía conservan la mala costumbre de gastar más de lo que ganan, de gritar por todo etc.
4. Vivir en Orden. 34: 1-2 “Y Jehová habló a Moisés, diciendo: 34:2 Manda a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra de Canaán, esto es, la tierra que os ha de caer en herencia, la tierra de Canaán según sus límites,” el orden nos hace vivir en paz, ser ordenado es saber cuáles son nuestros límites, hasta donde podemos llegar sin meternos en terreno ajeno. Es decir debemos respetar los espacios de los demás.
Consecuencias de no sacar lo Malo.
1. Nos hacen ciegos y nos causan dolor. V 55 a “Y si no echareis a los moradores del país de delante de vosotros, sucederá que los que dejareis de ellos serán por aguijones en vuestros” no hay peor ciego que el que no quiere ver. Está en medio de bendiciones pero solo ve desgracias.
2. Nos Impiden avanzar. V 55 b “ojos y por espinas en vuestros costados, y os afligirán sobre la tierra en que vosotros habitareis.” un golpe en los costados nos deja sin aire, sin animo. Todo aquel que vive desanimado es porque algo no ha desechado de su vida.
3. Castigo de Dios. V 56 “Además, haré a vosotros como yo pensé hacerles a ellos.” la bendición se convierte en maldición. Tal vez lleno de plata pero con una vida de amargura.

Dios quiere cada día mejorar nuestra calidad de vida pero para esto es necesario saber que queremos, para donde vamos y de dónde venimos. El que no sabe que quiere y para donde va  está perdido.