sábado, 29 de noviembre de 2014

El Arte de Obedecer. Deuteronomio 4-6

Obedecer es mucho más que seguir las órdenes de alguien o estar sometido a la voluntad de otra persona.
Ser obediente es ceñirse a las normas de funcionamiento de algo. Para que algo funcione en especial una empresa u organización necesita tener normas para su buen funcionamiento.
En un principio Israel era tan solo un montón de gente muy grande eran más de dos millones y medio de personas.
Cuando recibe las ordenanzas se convierte en un pueblo. La diferencia entre un montón de gente y un pueblo está en su organización o estructura.
Un negocio informal es aquel que no tiene unas normas que lo regule y le permitan crecer y desarrollarse.  Un negocio formal es aquel que tiene una estructura una organización que le permite crecer y desarrollarse.
Para que sirven las normas.
1. Para Tomar el control. 4: 1 “Ahora, pues, oh Israel, oye los estatutos y decretos que yo os enseño, para que los ejecutéis, y viváis, y entréis y poseáis la tierra que Jehová el Dios de vuestros padres os da.” tú no puedes tomar el control de algo si no sabes cómo funciona.
2. Para Crecer. Solo los sabios e inteligentes hacen las cosas de manera ordenada. V 6 “Guardadlos, pues, y ponedlos por obra; porque esta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia ante los ojos de los pueblos, los cuales oirán todos estos estatutos, y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido, nación grande es esta
3. Nos acerca a las autoridades y en lo espiritual a Dios. V 7-8 “Porque ¿qué nación grande hay que tenga dioses tan cercanos a ellos como lo está Jehová nuestro Dios en todo cuanto le pedimos?
4:8 Y ¿qué nación grande hay que tenga estatutos y juicios justos como es toda esta ley que yo pongo hoy delante de vosotros?
” Una Persona obediente por lo general es agradable a la mayoría de la gente.
4. Para permanecer por mucho tiempo. 6: 2 “para que temas a Jehová tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando, tú, tu hijo, y el hijo de tu hijo, todos los días de tu vida, para que tus días sean prolongados” si tú tienes una empresa y quiere que permanezca aun después de tu muerte es necesario que la estructures.
5. Para que nos vaya bien. 6: 3 “Oye, pues, oh Israel, y cuida de ponerlos por obra, para que te vaya bien en la tierra que fluye leche y miel, y os multipliquéis, como te ha dicho Jehová el Dios de tus padres.”  Una persona obediente es una persona organizada por lo tanto siempre le va bien en lo que hace.
6. Nos da derecho a la protección. De Dios y de las autoridades humanas. 6: 18-19 “Y haz lo recto y bueno ante los ojos de Jehová, para que te vaya bien, y entres y poseas la buena tierra que Jehová juró a tus padres;  6:19 para que él arroje a tus enemigos de delante de ti, como Jehová ha dicho.” una persona que viola las leyes no puede buscar protección de las autoridades sin que viva las consecuencias de sus actos.
7. Para exigir Justicia. 6: 25 “Y tendremos justicia cuando cuidemos de poner por obra todos estos mandamientos delante de Jehová nuestro Dios, como él nos ha mandado” una persona que no cumple con las leyes no puede exigir que se haga justicia porque el primero en ser castigado seria él.
Que se debe hacer con las Normas.
1. Cumplirlas. De nada sirve conocer muy bien una ley si no la cumplimos. 6: 1 “Estos, pues, son los mandamientos, estatutos y decretos que Jehová vuestro Dios mandó que os enseñase, para que los pongáis por obra en la tierra a la cual pasáis vosotros para tomarla;
2. No adulterarlas conforme a nuestra conveniencia. 4: 2 “No añadiréis a la palabra que yo os mando, ni disminuiréis de ella, para que guardéis los mandamientos de Jehová vuestro Dios que yo os  ordene.” Apocalipsis 22; 18- 19 “Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro.  22:19 Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.
3. Enseñarlas a nuestros hijos. 4: 9 “Por tanto, guárdate, y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; antes bien, las enseñarás a tus hijos, y a los hijos de tus hijos.”  6: 7 “y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes” el orden y el buen funcionamiento es algo que se debe transmitir de generación en generación. Solo de esta forma lo que hagamos nunca se acabara.
4. Aprenderlas. Es necesario que las normas estén en nuestro corazón. 5: 1 “Llamó Moisés a todo Israel y les dijo: Oye, Israel, los estatutos y decretos que yo pronuncio hoy en vuestros oídos; aprendedlos, y guardadlos, para ponerlos por obra.
Para Dios lo más importante es que obedezcamos sus mandamientos la obediencia es lo que más le agrada a Jehová. 1 Samuel 15: 22 “Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros.

Si quieres que te vaya bien en la vida o en lo que haces es necesario que obedezcas las normas y si no las tienes sería bueno que las impongas solo de esta forma prosperaras y llegaras a tener una vida de éxito.