domingo, 8 de febrero de 2015

Diseñados para triunfar. Deuteronomio 17-18

No hay ser humano que anhele fracasar bueno a no ser que este enfermo porque eso no es normal. El hombre por naturaleza quiere triunfar. La razón es muy sencilla el hombre fue diseñado para el triunfo. Génesis 1: 28 “Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.
Pero si Dios diseño al hombre para que tuviera una vida de éxito o de triunfo entonces porque vemos a tantas personas que son unos fracasados. Ojo tener muchas cosas materiales no necesariamente significa ser un Triunfador.
Triunfador significa: ser un vencedor, luchar y conseguir un propósito. Un verdadero triunfador es aquel que sus triunfos son integrales y no solo en una área de su vida.
Muchas personas en la vida solo han triunfado en los negocios pero su vida sigue siendo una miseria. Esto significa que son tan solo unos pobres con dinero. Apocalipsis 3: 17 “Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo
Como ser un triunfador.
1. Dar Siempre lo mejor. ¿Estas seguro que esos que estás haciendo es lo mejor que tienes? Deuteronomio 17: 1 “No ofrecerás en sacrificio a Jehová tu Dios, buey o cordero en el cual haya falta o alguna cosa mala, pues es abominación a Jehová tu Dios.
2. Desechando todo lo malo. V 2,5 “Cuando se hallare en medio de ti, en alguna de tus ciudades que Jehová tu Dios te da, hombre o mujer que haya hecho mal ante los ojos de Jehová tu Dios traspasando su pacto, entonces sacarás a tus puertas al hombre o a la mujer que hubiere hecho esta mala cosa, sea hombre o mujer, y los apedrearás, y así morirán.” no relacionándose con personas malvadas o con personas que todo lo hacen mal. Si nos acostumbramos hacer las cosas mal o a medias nunca vamos a conseguir el triunfo.
3. Consultando cuando no sabes que hacer. V 8-9 “Cuando alguna cosa te fuere difícil en el juicio, entre una clase de homicidio y otra, entre una clase de derecho legal y otra, y entre una clase de herida y otra, en negocios de litigio en tus ciudades; entonces te levantarás y recurrirás al lugar que Jehová tu Dios escogiere;  17:9 y vendrás a los sacerdotes levitas, y al juez que hubiere en aquellos días, y preguntarás; y ellos te enseñarán la sentencia del juicio.” hay personas que siempre viven de fracaso en fracaso porque su orgullo o sus complejos no le dejan reconocer que no todo lo sabe. El ignorante cree que ya todo lo sabe en cambio el sabio e inteligente siempre cree que hay algo nuevo que aprender.
4. Dejándonos guiar por Dios para delegar cargos o funciones. V 14-15 “Cuando hayas entrado en la tierra que Jehová tu Dios te da, y tomes posesión de ella y la habites, y digas: Pondré un rey sobre mí, como todas las naciones que están en mis alrededores;  17:15 ciertamente pondrás por rey sobre ti al que Jehová tu Dios escogiere; de entre tus hermanos pondrás rey sobre ti; no podrás poner sobre ti a hombre extranjero, que no sea tu hermano.” los hombres por lo general nos dejamos guiar por las apariencias. Y las apariencias siempre terminan engañándonos.
5. No llenándose de codicia. La codicia nos hace enredar en cosas del mundo. Y en lugar de conseguir el triunfo conseguimos fracasos. V 16 “Pero él no aumentará para sí caballos, ni hará volver al pueblo a Egipto con el fin de aumentar caballos; porque Jehová os ha dicho: No volváis nunca por este camino.
6. Escogiendo muy bien a sus amistades. V 17 “Ni tomará para sí muchas mujeres, para que su corazón no se desvíe; ni plata ni oro amontonará para sí en abundancia.” no todos los que están a nuestro alrededor saben cómo llevarnos por el camino del éxito.
7. Dejando que Dios nos instruya en todo momento. V 18-20 “Y cuando se siente sobre el trono de su reino, entonces escribirá para sí en un libro una copia de esta ley, del original que está al cuidado de los sacerdotes levitas;  17:19 y lo tendrá consigo, y leerá en él todos los días de su vida, para que aprenda a temer a Jehová su Dios, para guardar todas las palabras de esta ley y estos estatutos, para ponerlos por obra;  17:20 para que no se eleve su corazón sobre sus hermanos, ni se aparte del mandamiento a diestra ni a siniestra; a fin de que prolongue sus días en su reino, él y sus hijos, en medio de Israel.” la biblia no solo es un libro religioso, es un manual maravilloso que nos enseña cómo vivir bien.
8. Cumpliendo con nuestras responsabilidades. 18: 3-5 “” hay muchas personas que exigen cumplimiento a los demás pero ellos solo quieren vivir de los demás.
9. No dejándose influenciar por las malas costumbres de los demás. 18: 9-11 “Cuando entres a la tierra que Jehová tu Dios te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones. 
18:10 No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero,  18:11 ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos.

Dios nos diseñó para triunfar pero eso también depende de nuestra disposición. Muchas personas se acostumbraron a vivir en una vida de fracaso. Muchos por culpa de sus padres que nunca los prepararon para triunfar. Al darles todo gusto hacen que se convirtieran en unos fracasados.