domingo, 15 de febrero de 2015

El Valor de la Intención. Deuteronomio 19.

Intención es la inclinación de la voluntad a un fin o propósito.
Los actos muchas veces pierden valor frente a la intención con que se hicieron. Puedes hacer algo malo con buena intención o puedes hacer algo bueno pero con mala intención.
Puedes ayudar a una persona pero con el fin de aprovecharte de ella.
La persona que hace un daño sin intención no merece el mismo castigo que el que hizo lo mismo pero con intención. 
El Pueblo de Dios debía tener muy en cuenta esto al entrar a la tierra prometida. V 1-4 “Cuando Jehová tu Dios destruya a las naciones cuya tierra Jehová tu Dios te da a ti, y tú las heredes, y habites en sus ciudades, y en sus casas;  19:2 te apartarás tres ciudades en medio de la tierra que Jehová tu Dios te da para que la poseas.  19:3 Arreglarás los caminos, y dividirás en tres partes la tierra que Jehová tu Dios te dará en heredad, y será para que todo homicida huya allí.  19:4 Y este es el caso del homicida que huirá allí, y vivirá: aquel que hiriere a su prójimo sin intención y sin haber tenido enemistad con él anteriormente;
Para que debemos ver la Intención de las personas.
1. No ser injustos en el momento de Sancionar. V 10 “para que no sea derramada sangre inocente en medio de la tierra que Jehová tu Dios te da por heredad, y no seas culpado de derramamiento de sangre” antes de castigar a nuestros hijos debemos ver que es lo que lo motivo a causar ese daño.
2. No ser engañados por las personas. V 11-12 “Pero si hubiere alguno que aborreciere a su  prójimo y lo acechare, y se levantare contra él y lo hiriere de muerte, y muriere; si huyere a alguna de estas ciudades,  19:12 entonces los ancianos de su ciudad enviarán y lo sacarán de allí, y lo entregarán en mano del vengador de la sangre para que muera.
Que Debemos tener en cuenta.
1. Busca la opinión de alguien neutral. En especial la opinión de Dios. V 15 “No se tomará en cuenta a un solo testigo contra ninguno en cualquier delito ni en cualquier pecado, en relación con cualquiera ofensa cometida. Sólo por el testimonio de dos o tres testigos se mantendrá la acusación.” muchas de nuestras emociones no nos dejan pensar que nos conviene. Una persona enamorada todo lo ve bien.
2. No fijarse en las apariencias. 1 Samuel 16: 7 “Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.” Recuerda que hay lobos que se visten de ovejas. Mateo 7: 15 “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.
3. Déjate guiar por Dios el escudriña el corazón. 1 Crónicas 29: 17 “Yo sé, Dios mío, que tú  escudriñas los corazones, y que la rectitud te agrada; por eso yo con rectitud de mi corazón voluntariamente te he ofrecido todo esto, y ahora he visto con alegría que tu pueblo, reunido aquí ahora, ha dado para ti espontáneamente.
4. No te guíes por tu propia opinión. Cada uno de nosotros somos rectos de acuerdo a nuestra propia opinión. Proverbios 21: 2 “Todo camino del hombre es recto en su propia opinión; 
Pero Jehová pesa los corazones.
5. Mira que su hablar sea de acuerdo a sus actos. Marcos 7: 6 “Respondiendo él, les  dijo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito: Este pueblo de labios me honra, 
Mas su corazón está lejos de mí.” muchas personas son muy buenas para hablar pero sus actos los delatan. La fórmula de Jesucristo es mira sus frutos y sabrás quien es. Mateo 7: 16 “Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?
Como cuidar nuestro ser Interior.
1. Cuidando Nuestro corazón. Proverbios 4: 23 “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; 
Porque de él mana la vida
” no dejar que sentimientos como la envidia, la codicia o cualquier tipo de maldad se alojen en él. Recuerda que de la abundancia del corazón habla la boca. Lucas 6: 45 “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.
2. Cuidando nuestra mente. Escoge muy bien los pensamientos que en ella quieres almacenar. Filipenses 4: 8 “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad
No te dejes engañar por las apariencias. Muchas personas son muy diferentes por fuera de lo que son por dentro. Pídele a Dios que te de discernimiento y sobre todo no tengas afán para buscar con quien relacionarte.