domingo, 15 de marzo de 2015

Como Vivir en la Tierra Prometida. Deut. 25-27

Dios nos preparó para vivir en felicidad y preparo la tierra para que la pudiéramos disfrutar y viviéramos felices.
Un padre puede preparar su hogar de tal manera que sus hijos vivan bien y felices pero eso no depende de él son los hijos quienes deciden como vivir en esa casa que lo tiene todo para ser felices.
De esta misma forma Dios preparo todo en la tierra prometida para que el hombre pudiera vivir feliz. Isaías 44: 3 -4 “Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos; 
44:4 y brotarán entre hierba, como sauces junto a las riberas de las aguas.
Como vivir felices en la Tierra prometida.
1. Siendo Honestos en los negocios. 25: 15 “Pesa exacta y justa tendrás; efa cabal y justo tendrás, para que tus días sean prolongados sobre la tierra que Jehová tu Dios te da” cuando hablamos de negocios no necesariamente nos referimos a transacciones monetarias. Para Jesucristo la forma de vida de una persona puede ser su negocio. Lucas 2: 49 “Entonces él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?” una persona honesta en todo lo que hace es feliz.
2. Ser agradecido con hechos. 26: 1-2 “cuando hayas entrado en la tierra que Jehová tu Dios te da por herencia, y tomes posesión de ella y la habites,  26:2 entonces tomarás de las primicias de todos los frutos que sacares de la tierra que Jehová tu Dios te da, y las pondrás en una canasta, e irás al lugar que Jehová tu Dios escogiere para hacer habitar allí su nombre.” ser agradecido solo deboca es fácil. Cuando nos vemos afectados en nuestros bienes por reconocer lo que otro ha hecho por nosotros es cuando demostramos la sinceridad de nuestro agradecimiento.
3. No deben haber ídolos. 27: 15 “Maldito el hombre que hiciere escultura o imagen de fundición, abominación a Jehová, obra de mano de artífice, y la pusiere en oculto. Y todo el pueblo responderá y dirá: Amén.” un ídolo no necesariamente es una imagen. Muchos cristianos ya quitaron las imágenes de su casa pero todavía no han podido quitar los ídolos de su corazón. El ego, el dinero, su profesión, los deportes Etc. Ídolo es cualquier cosa que este por encima de Dios. O que daña tu relación con los demás en especial con tu familia.
Si por estar pendiente del futbol o cualquier otra cosa te olvidas de las responsabilidades con tu familia o nuca tienes tiempo para ellos o para Dios entonces ya tienes un ídolo.
4. Honrar a los Padres. V 16 “Maldito el que deshonrare a su padre o a su madre. Y dirá todo el pueblo: Amén.” honrar a los padres no solo es respetarlos también es hacerlos sentir orgullosos de nuestro comportamiento. Hay una expresión que dice: los hijos aprenden a ser hijos cuando ya son padres y los padres aprenden a ser padres cuando ya son abuelos. El honrar a los padres produce bendición.  Efesios 6: 2-3 “Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa;  6:3 para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.
5. No pasar el Límite de los demás. V 17 “Maldito el que redujere el límite de su prójimo. Y dirá todo el pueblo: Amén” muchas familias viven en constante conflicto porque invaden los espacios de los demás. El tener nuestros propios espacios no significa que podemos hacer lo que se nos provoque. Nuestra libertad termina donde comienza la de los demás.
6. No aprovecharse de la debilidad de los demás. V 18 “Maldito el que hiciere errar al ciego en el camino. Y dirá todo el pueblo: Amén.
7. No deben tener relaciones indebidas. V 20-23 “Maldito el que se acostare con la mujer de su padre, por cuanto descubrió el regazo de su padre. Y dirá todo el pueblo: Amén.  27:21 Maldito el que se ayuntare con cualquier bestia. Y dirá todo el pueblo: Amén.  27:22 Maldito el que se acostare con su hermana, hija de su padre, o hija de su madre. Y dirá todo el pueblo: Amén.  27:23 Maldito el que se acostare con su suegra. Y dirá todo el pueblo: Amén.
8. No herir a los demás. V 24 “Maldito el que hiriere a su prójimo ocultamente. Y dirá todo el pueblo: Amén.” tal vez ya no utilizamos armas o nuestras manos para causar heridas pero si es muy común que causemos heridas en el alma a través de nuestra forma de hablar. Las heridas físicas no suelen dejar marcas tan fuertes como las del alma.
9. No matar. V 25 “Maldito el que recibiere soborno para quitar la vida al inocente. Y dirá todo el pueblo: Amén.” con nuestra actitud o manera de hablar podemos causar la muerte emocional a muchas personas. La forma de hablar de una persona puede ser tan perjudicial que puede llevarlos a buscar la muerte física.
De nuestro comportamiento depende que en la tierra prometida podamos vivir en felicidad. Tú y yo somos, los que determinamos como queremos vivir.
Resultado de imagen para recomienda a tus amigos