domingo, 5 de abril de 2015

La Verdadera Libertad. Deuteronomio 30.

Dios quería sacar a su pueblo de la esclavitud física que vivía en Egipto.
Pero además de esa libertad les quería dar una libertad mayor. La libertad en su interior de nada les servía salirse del yugo de los egipcios si Vivian bajo su propio yugo es decir esclavos de sus propios prejuicios.
Muchas personas no pueden avanzar por que sus propios complejos los mantienen cautivos. Desean tanto no obedecer a los demás que terminan siendo sus propios esclavos. De todos los empleos los despiden porque les cuesta sujetarse siempre llegan queriendo cambiar la empresa dicen ser unas lumbreras pero en todo lo que emprenden fracasan.
La verdadera libertad no es hacer lo que se nos antoje. La verdadera libertad consiste en tener la capacidad de tomar nuestras propias decisiones y asumir sus consecuencias.
Por esta razón lo que Dios hizo fue la bendición y la maldición. El hombre no puede ser libre si solo hay un camino por el cual seguir. V 1 A “Sucederá que cuando hubieren venido sobre ti todas estas cosas, la bendición y la maldición que he puesto delante de ti” ser libre es tener la capacidad de poder decidir. V 15 “Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal
Complementos de la verdadera Libertad.
1. Arrepentimiento. Es decir tener la capacidad de corregir, de re direccionar nuestro camino. V 1 b “y te arrepintieres en medio de todas las naciones adonde te hubiere arrojado Jehová tu Dios
2. Convertirse. Es decir saber qué camino tomar. V 2 a “y te convirtieres a Jehová tu Dios,” una persona libre no se deja llevar por los demás y mucho menos por las circunstancias que esté viviendo.
3. Obediencia. V 2 b “y obedecieres a su voz conforme a todo lo que yo te mando hoy, tú y tus hijos, con todo tu corazón y con toda tu alma,” la obediencia no necesariamente es estar bajo el mando de alguien. Obediencia es tener la capacidad de ponerme de acuerdo para lograr un propósito en común.
Que produce la verdadera Libertad.
1. Unidad. V 3 “entonces Jehová hará volver a tus cautivos, y tendrá misericordia de ti, y volverá a recogerte de entre todos los pueblos adonde te hubiere esparcido Jehová tu Dios.” Una persona libre es capaz de dejar a un lado sus diferencias para unirse a una misma causa o propósito. Total sabe que en ninguna parte va a encontrar un grupo donde este al 100 % de acuerdo.
2. Prosperidad. El trabajo en unidad hace que los resultados de una persona sean mucho más grandes. V 5,9 “y te hará volver Jehová tu Dios a la tierra que heredaron tus padres, y será tuya; y te hará bien, y te multiplicará más que a tus padres, Y te hará Jehová tu Dios abundar en toda obra de tus manos, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, para bien; porque Jehová volverá a gozarse sobre ti para bien, de la manera que se gozó sobre tus padres,
3. Purificación. Cuando hablamos de purificación no necesariamente estamos hablando de santidad espiritual. La purificación también tiene que ver con arrancar de nuestro corazón todo aquello que nos impide avanzar. V 6 “Y circuncidará Jehová tu Dios tu corazón, y el corazón de tu descendencia, para que ames a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, a fin de que vivas” solo una persona libre es capaz de amar a los demás y también lo que hace.
4. Protección. V 7 “Y pondrá Jehová tu Dios todas estas maldiciones sobre tus enemigos, y sobre tus aborrecedores que te persiguieron.” Dios nos cuida cuando somos obedientes y cuando somos libres podemos protegernos los unos a los otros a si tengamos alguna diferencias. Lo que prima es el propósito en común.
5. Sometimiento. V 8 “Y tú volverás, y oirás la voz de Jehová, y pondrás por obra todos sus mandamientos que yo te ordeno hoy” sometimiento es la capacidad que tiene una persona para adaptarse a la voluntad mayoritaria para conseguir un propósito.
Para lograr todos estos resultados producto de la libertad y que nos llevan una vida de éxito  Se necesita disposición. V 11- 14 “Porque este mandamiento que yo te ordeno hoy no es demasiado difícil para ti, ni está lejos, No está en el cielo, para que digas: ¿Quién subirá por nosotros al cielo, y nos lo traerá y nos lo hará oír para que lo cumplamos?, Ni está al otro lado del mar, para que digas: ¿Quién pasará por nosotros el mar, para que nos lo traiga y nos lo haga oír, a fin de que lo cumplamos?, Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas.

Ser libre no es hacer todo lo que a nosotros nos place. Eso ya seria ser esclavo de nosotros  mismos. Ser libre es tener la capacidad de adaptarme al trabajo colectivo de los demás para lograr un gran propósito en común.