sábado, 11 de julio de 2015

Cuidando la Bendición. Josué 23-24.

Uno de los factores que determina el fracaso en una persona es el acomodamiento. Dios quiere que vivamos cómodos que es muy diferente a vivir acomodado. Una persona acomodada es aquella que se ha resignado a lo que tiene y a lo que es.
El acomodamiento se ocasiona por lo general cuando creemos que ya hemos conseguido lo que nos interesaba.
Dios se dirige a su pueblo en el momento en que el pueblo ya estaba viviendo en paz. Cuando ya Dios les había dado lo que ellos querían. V 1 “Aconteció, muchos días después que Jehová diera reposo a Israel de todos sus enemigos alrededor, que Josué, siendo ya viejo y avanzado en año
Como evitar el acomodamiento para cuidar la bendición.
1. Recuerda que no todo lo que has conseguido ha sido por tu capacidad o fuerza. V 3 “Y vosotros habéis visto todo lo que Jehová vuestro Dios ha hecho con todas estas naciones por vuestra causa; porque Jehová vuestro Dios es quien ha peleado por vosotros
2. Esfuérzate por hacer las cosas como se deben hacer. V 6 “Esforzaos, pues, mucho en guardar y hacer todo lo que está escrito en el libro de la ley de Moisés, sin apartaros de ello ni a diestra ni a siniestra” la desobediencia a las normas nos pueden llevar a tener una vida de fracaso.
3. No te mescles con personas acomodadas. Esto nos puede contaminar. V 7 “para que no os mezcléis con estas naciones que han quedado con vosotros, ni hagáis mención ni juréis por el nombre de sus dioses, ni los sirváis, ni os inclinéis a ellos.” los seres humanos por lo genera terminamos siendo iguales a los que nos rodean.
Recuerda que las malas conversaciones terminan dañando nuestras buenas costumbres. En nosotros es más fácil que se nos pegue lo malo que lo bueno. 1 Corintios 15: 33 “No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.
4. Sigue siempre a Jehová. Él es nuestro único sendero correcto. V 8 “Mas a Jehová vuestro Dios seguiréis, como habéis hecho hasta hoy.” Jesucristo es luz por lo tanto solo él nos puede guiar por donde debemos avanzar.
5. Reconoce que Jesucristo es quien pelea por nosotros. V 9-10 “Pues ha arrojado Jehová delante de vosotros grandes y fuertes naciones, y hasta hoy nadie ha podido resistir delante de vuestro rostro.
6. Toma la decisión de servir. Solo una persona que sirve tiene una vida activa. 24: 14 a “Ahora, pues, temed a Jehová, y servidle con integridad y en verdad;
7. Renuncia a todo aquello que te impide avanzar. 24: 14 b “y quitad de entre vosotros los dioses a los cuales sirvieron vuestros padres al otro lado del río, y en Egipto; y servid a Jehová.
8. Se firme en lo que quieres y crees. Por la falta de carácter muchas personas han perdido la bendición que han recibido. V 15 “Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.
No tomes decisiones por temor o por agradar a los demás. Recuerda que la salvación es personal y la decisión de ser una persona de éxito también.
Nuestra firmeza o nuestra debilidad terminaran haciendo que muchas personas nos sigan. Tú y yo somos ejemplo para vida o para muerte. V 16-18 “Entonces el pueblo respondió y dijo: Nunca tal acontezca, que dejemos a Jehová para servir a otros dioses; porque Jehová nuestro Dios es el que nos sacó a nosotros y a nuestros padres de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre; el que ha hecho estas grandes señales, y nos ha guardado por todo el camino por donde hemos andado, y en todos los pueblos por entre los cuales pasamos. Y Jehová arrojó de delante de nosotros a todos los pueblos, y al amorreo que habitaba en la tierra; nosotros, pues, también serviremos a Jehová, porque él es nuestro Dios.

No te conformes con haber alcanzado la bendición eso es maravilloso pero es necesario que sigas luchando por conservarla. Llegar a la cima de la bendición resulta relativamente fácil. Conservarla es lo difícil.