domingo, 22 de noviembre de 2015

Errores de un Padre. 1 Samuel 2.



La mayoría de los padres deseamos lo mejor para nuestros hijos. Digo la mayoría porque lastimosamente no todos los padres desean el bien para sus hijos.
Los que deseamos lo mejor para nuestros hijos algunas veces les causamos daño pero no por maldad. Hay un adagio que dice: aprendemos a ser hijos cuando ya somos padres y aprendemos a ser padres cuando somos abuelos.
En el mundo no hemos encontrado una escuela de padres, porque la escuela está en nuestro hogar y los profesores somos nosotros. En el hogar es donde se forman los padres del mañana.

La única forma de nosotros llegar a ser buenos profesores de nuestros hijos es si nos dejamos orientar por Jesucristo. Jueces 13: 8, 11-12 “Entonces oró Manoa a Jehová, y dijo: Ah, Señor mío, yo te ruego que aquel varón de Dios que enviaste, vuelva ahora a venir a nosotros, y nos enseñe lo que hayamos de hacer con el niño que ha de nacer. Y se levantó Manoa, y siguió a su mujer; y vino al varón y le dijo: ¿Eres tú aquel varón que habló a la mujer? Y él dijo: Yo soy. Entonces Manoa dijo: Cuando tus palabras se cumplan, ¿cómo debe ser la manera de vivir del niño, y qué debemos hacer con él?
Errores comunes en un buen Padre.
1. No hacemos que nuestros hijos conozcan a Dios. V 12 “Los hijos de Elí eran hombres impíos, y no tenían conocimiento de Jehová.” una cosa es conocer de Dios otra muy diferente es conocer a Dios. Debemos involucrar a nuestros hijos en nuestra relación con Dios. Orar y estudiar la palabra juntos.
2. No hacemos que honren las cosas de Dios. Los actos de adoración a Dios tales como el culto, el ayuno, la oración deben ser eventos de respeto. V 17 “Era, pues, muy grande delante de Jehová el pecado de los jóvenes; porque los hombres menospreciaban las ofrendas de Jehová.
3. Permisividad. Muchos padres solo v en y oyen que sus hijos pequeños están causando daños pero no corrigen se limitan a decir de manera constante. : “niño estese quieto” V 22-24 “Pero Elí era muy viejo; y oía de todo lo que sus hijos hacían con todo Israel, y cómo dormían con las mujeres que velaban a la puerta del tabernáculo de reunión. Y les dijo: ¿Por qué hacéis cosas semejantes? Porque yo oigo de todo este pueblo vuestros malos procederes. No, hijos míos, porque no es buena fama la que yo oigo; pues hacéis pecar al pueblo de Jehová.
4. Idolatrar a los hijos. V 29 ¿Por qué habéis hollado mis sacrificios y mis ofrendas, que yo mandé ofrecer en el tabernáculo; y has honrado a tus hijos más que a mí, engordándoos de lo principal de todas las ofrendas de mí pueblo Israel?” creemos que son el centro del universo. Debemos amarlos mas no adorarlos. Muchos hombres y mujeres prefieren a sus hijos por en sima de su pareja. Tu hijo por muy lejos que viva siempre será tu hijo. Nunca se escucha decir mi ex hijo. Pero si se escucha con mucha frecuencia decir: mi exesposo(a)
5. No corregirlos a tiempo. Proverbios 23: 13 “No rehúses corregir al muchacho; Porque si lo castigas con vara, no morirá.” No esperes a que tu niño sea mayor de edad para corregirlo porque puede ser demasiado tarde.
6. Tratar de ser los mejores amigos de nuestros hijos. No es malo ser amigo de nuestros hijos lo malo es cuando tratamos de agradarlos como amigos y nos olvidamos que somos sus padres para corregirlos.
7. Olvidarnos que son niños. Y Maltratarlos. Colosenses 3: 21, Efesios 6: 4 “Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten. Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.
8. Sobreproteger. La sobreprotección nos lleva a la inutilidad. El deseo de Jehová no es sobrecoger, su deseo es entrenar. Salmos 144: 1 “Bendito sea Jehová, mi roca, Quien adiestra mis manos para la batalla, Y mis dedos para la guerra;
9. Prometer y no cumplir. Las promesas se deben cumplir sean galardones o castigos. Eclesiastés 5: 4  Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes.
10. No conocer a nuestros hijos. Sus habilidades, sus límites. Esto nos ayuda a comprenderlos.  Juan 10: 27 “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen,
11. Comparar entre hijos. Cada uno es diferente. 1 Pedro 4: 10 “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.
12. Preferir a unos más que a otros. El preferir a alguien hiere el corazón de los demás. Jacob amaba tanto a su hijo José que hizo que sus hermanos lo odiaran.   Romanos 2: 11 “Porque en Dios no hay acepción de personas.
Errores al castigar a nuestros hijos.
1. No ponerse de acuerdo en la pareja para corregir.
2. Utilizar el miedo o maltrato. Proverbios 19: 18 “Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza; Mas no se apresure tu alma para destruirlo.
3. Castigos irreales o incoherentes. No amenaces con cosas que no vas a cumplir. Términos exagerados tales como: “te mato. Te echo. Etc.”
El rol de padre no es fácil pero tampoco es imposible recuerda que nadie nacimos siendo padres esa función es algo que tenemos que aprender en el camino. Ese trabajo se nos puede facilitar si dejamos que Jesucristo nos guie.