domingo, 27 de marzo de 2016

Viviendo bajo la Unción. 1 Samuel 24.


Resultado de imagen para viviendo bajo la uncion
 VER VIDEO.
Hoy es muy común hablar de hombres de Unción. Ungir significa meramente aplicar un ungüento o derramar aceite sobre algo o alguien.
La unción en el sentido bíblico consistía en la práctica de un sacerdote o profeta de derramar aceite sobre un hombre u objeto con el fin de consagrarlo para el servicio de  Dios. Era la forma simbólica de mostrar que Dios había apartado a alguien para una tarea específica. Era una manera simbólica de santificar o apartar.
Los ungidos o apartados por Dios  para su servicio gozan de todo su respaldo.

Un ungido es un apartado por Dios para su servicio. Todos los que recibimos a Cristo en nuestro corazón somos ungidos porque tenemos una comisión que cumplir hacer discípulos para Cristo. Mateo 28: 19-20 “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.
Jesús también tenía una misión que cumplir aquí en la tierra por eso él también era ungido o apartado. Isaías 61: 1 “El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;
Hay otros ungidos o apartados para servir a Jehová de una manera más específica. Como pastores, apóstoles o profetas. Cuando Jehová unge a alguien para que le sirva como pastor o como apóstol él es quien se encarga de decirle que hacer, como hacerlo, con quienes hacerlo y con que hacerlo.
Veamos los beneficios de un Ungido o apartado para servir a Jehová.
1. Protección.
1.1. Saúl por más que trataba no podía matar a David. 1 Samuel 23: 26-27 “Y Saúl iba por un lado del monte, y David con sus hombres por el otro lado del monte, y se daba prisa David para escapar de Saúl; mas Saúl y sus hombres habían encerrado a David y a su gente para capturarlos. Entonces vino un mensajero a Saúl, diciendo: Ven luego, porque los filisteos han hecho una irrupción en el país.
1.2. David no Podía Matar a Saúl porque también era un ungido. 24: 3- 6 “Y cuando llegó a un redil de ovejas en el camino, donde había una cueva, entró Saúl en ella para cubrir sus pies; y David y sus hombres estaban sentados en los rincones de la cueva. Entonces los hombres de David le dijeron: He aquí el día de que te dijo Jehová: He aquí que entrego a tu enemigo en tu mano, y harás con él como te pareciere. Y se levantó David, y calladamente cortó la orilla del manto de Saúl….” David y Saúl eran ungidos para gobernar sobre Israel, por lo tanto Saúl gobernaría hasta que Jehová quiera y no hasta cuando David desee.
2. Provisión. Lucas 9: 1-3 “Habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades. Y los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos. Y les dijo: No toméis nada para el camino, ni bordón, ni alforja, ni pan, ni dinero; ni llevéis dos túnicas” Jehová siempre se encarga de sus siervos. Filipenses 4: 19  Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” que Jehová provea no significa que siempre tendremos en abundancia. Que Jehová provea significa que no importa cuál sea nuestra situación siempre viviremos bien. Filipenses 4: 12 “Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.
3. Dios habla por nosotros. Mateo 10: 20 “Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros.
4. Nos da fortaleza. Isaías 41: 10 “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” cuando tengamos que pasar por momentos de dificultad el siempre estará con nosotros para ayudarnos. Isaías 43: 2 “Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.
Si Dios te ha seleccionado para que le sirvas ya eres un ungido y si te dispones a trabajar para la obra de salvación tendrás la protección de Dios y por muy duras que sean las pruebas que tengas que pasar Jesucristo nunca te desamparara.