sábado, 30 de abril de 2016

Recuperando a mi Familia. 1 Samuel 30.



 VER VIDEO.
Talvez tú puedas decir yo no he perdido a mi familia. ¿Pero sabes algo? Para tener perdida la familia no necesariamente esta tiene que habernos abandonado. Muchas personas ya hace rato han perdido su familia estando juntos bajo un mismo techo y aun durmiendo en una misma cama.
David tuvo que pasar por esta desesperante situación, el perdió a su familia. V 1-3 “Cuando David y sus hombres vinieron a Siclag al tercer día, los de Amalec habían invadido el Neguev y a Siclag, y habían asolado a Siclag y le habían prendido fuego. Y se habían llevado cautivas a las mujeres y a todos los que estaban allí, desde el menor hasta el mayor; pero a nadie habían dado muerte, sino se los habían llevado al seguir su camino.” hoy vamos a dejar que el espíritu santo nos enseñe  a cómo recuperar nuestra familia o a cómo evitar un día perderla.

Como Recuperar Nuestra Familia.
1. Porque lo Perdí. Es muy importante que miremos cual fue la causa por la cual perdí a mi familia. Son muchas las razones pero solo miraremos algunas.
1.1. Estaba en el Lugar Equivocado y con las personas equivocadas. 1 Samuel 27: 1-2 “Dijo luego David en su corazón: Al fin seré muerto algún día por la mano de Saúl; nada, por tanto, me será mejor que fugarme a la tierra de los filisteos, para que Saúl no se ocupe de mí, y no me ande buscando más por todo el territorio de Israel; y así escaparé de su mano. Se levantó, pues, David, y con los seiscientos hombres que tenía consigo se pasó a Aquis hijo de Maoc, rey de Gat.
1.2. No Confió en Dios. 27: 1 a “Dijo luego David en su corazón: Al fin seré muerto algún día por la mano de Saúl;
1.3. Por Cuidar lo ajeno descuido lo suyo. 28: 2 “Y David respondió a Aquis: Muy bien, tú sabrás lo que hará tu siervo. Y Aquis dijo a David: Por tanto, yo te constituiré guarda de mi persona durante toda mi vida.” muchas veces nos preocupamos tanto por los demás que nos olvidamos de los nuestros. Cantares 1: 6 “”
2. No tengas miedo de exteriorizar tus sentimientos. 1 Samuel 30: 4 “Entonces David y la gente que con él estaba alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar.” Esto te permitirá tomar correctivos y aceptar nuestras culpas.
3. Fortalécete en Jehová para superar tu angustia. V 6 “Y David se angustió mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba en amargura de alma, cada uno por sus hijos y por sus hijas; mas David se fortaleció en Jehová su Dios.” en quien te refugias: tus amigos, el licor, el trabajo. Esto solo te hace olvidar por un momento. Solo Cristo restaura hogares.
4. Actúa no importa cuántos te apoyen has lo que es correcto. V 10 “Y David siguió adelante con cuatrocientos hombres; porque se quedaron atrás doscientos, que cansados no pudieron pasar el torrente de Besor.” tu familia se alegrara en gran manera al saber que tú te estas esforzando por recuperarlos.
5. Nunca dejes que las circunstancias dañen tu buen corazón. V 11 “Y hallaron en el campo a un hombre egipcio, el cual trajeron a David, y le dieron pan, y comió, y le dieron a beber agua.” reconozcamos nuestra culpa esto nos evita echarle la culpa a los demás.
6. Ten Paciencia. Recuperar a tu familia puede tomar tiempo. V 12 “Le dieron también un pedazo de masa de higos secos y dos racimos de pasas. Y luego que comió, volvió en él su espíritu; porque no había comido pan ni bebido agua en tres días y tres noches.” cuanto tiempo duraste en perderla.
7. Preocúpate por los demás recuerda que nosotros cosechamos de lo que sembramos. V 13 “Y le dijo David: ¿De quién eres tú, y de dónde eres? Y respondió el joven egipcio: Yo soy siervo de un amalecita, y me dejó mi amo hoy hace tres días, porque estaba yo enfermo;
8. Siempre cree que para Dios no hay nada imposible. V 14-15 “pues hicimos una incursión a la parte del Neguev que es de los cereteos, y de Judá, y al Neguev de Caleb; y pusimos fuego a Siclag. Y le dijo David: ¿Me llevarás tú a esa tropa? Y él dijo: Júrame por Dios que no me matarás, ni me entregarás en mano de mi amo, y yo te llevaré a esa gente.” David no se imaginaba que preciso la persona a quien estaba ayudando era uno de los secuestradores y que él lo podía ayudar.
Con Jesucristo podemos recuperar todo lo perdido sin que nada nos haga falta. V 18-19 “Y libró David todo lo que los amalecitas habían tomado, y asimismo libertó David a sus dos mujeres. Y no les faltó cosa alguna, chica ni grande, así de hijos como de hijas, del robo, y de todas las cosas que les habían tomado; todo lo recuperó David.
Todos cometemos errores que nos pueden hacer perder lo que más amamos a nuestra familia, nunca es tarde para arrepentirse y luchar por recuperarla. Nunca te des por vencido o vencida con Jesucristo lo podemos lograr.