domingo, 21 de agosto de 2016

Una Vida Victoriosa. 2 Samuel 20.



Muchos de nosotros podríamos decir que con tantos problemas que podemos tener sería imposible hablar de una vida victoriosa.  La victoria no existe si no hay problemas. ¿Cómo alguien puede llamarse victorioso si no se enfrenta a batallas?
El boxeador no puede llamarse victorioso si no sube al rin y pelea. Jesucristo no nos oculta el hecho de que en este mundo así seamos cristianos tendremos problemas. Juan 16: 33 “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.
Los problemas no son causa de derrota, la derrota se origina por la incapacidad de enfrentar a los problemas.

Como tener una Vida Victoriosa.
1. Aceptando que no todos nos apoyan ni nos quieren. V 1 “Aconteció que se hallaba allí un hombre perverso que se llamaba Seba hijo de Bicri, hombre de Benjamín, el cual tocó la trompeta, y dijo: No tenemos nosotros parte en David, ni heredad con el hijo de Isaí. ¡Cada uno a su tienda, Israel!” esto nos permite no sufrir en nuestro corazón cuando nos llegan las decepciones. Algunos no nos quieren por envidia, o porque simplemente le somos indiferentes.
2. Comprendiendo que muchos nos abandonaran y algunos nos seguirán. V 2 “Así todos los hombres de Israel abandonaron a David, siguiendo a Seba hijo de Bicri; más los de Judá siguieron a su rey desde el Jordán hasta Jerusalén. el no aceptar esta realidad nos causa más dolor que el normal y ese dolor sin control es lo que nos causa las derrotas.
3. Desechando la humillación. V 3 “” David nunca tuvo contacto con sus concubinas por la sencilla razón que ellas ahora representaban humillación e insulto. 2 Samuel 16: 22 “Entonces pusieron para Absalón una tienda sobre el terrado, y se llegó Absalón a las concubinas de su padre, ante los ojos de todo Israel.
4. Asumiendo el Control. V 4-5 “Después dijo el rey a Amasa: Convócame a los hombres de Judá para dentro de tres días, y hállate tú aquí presente.  Fue, pues, Amasa para convocar a los de Judá; pero se detuvo más del tiempo que le había sido señalado.” David estaba triste por lo que le había pasado pero ya era hora de recuperarse y seguir adelante.
5. Enfrentando el Problema o al enemigo. V 6-7 “Y dijo David a Abisai: Seba hijo de Bicri nos hará ahora más daño que Absalón; toma, pues, tú los siervos de tu señor, y ve tras él, no sea que halle para sí ciudades fortificadas, y nos cause dificultad. Entonces salieron en pos de él los hombres de Joab, y los cereteos y peleteos y todos los valientes; salieron de Jerusalén para ir tras Seba hijo de Bicri.
6. Acabando con el problema de Raíz. V 8-10 “Y estando ellos cerca de la piedra grande que está en Gabaón, les salió Amasa al encuentro. Y Joab estaba ceñido de su ropa, y sobre ella tenía pegado a sus lomos el cinto con una daga en su vaina, la cual se le cayó cuando él avanzó.  Entonces Joab dijo a Amasa: ¿Te va bien, hermano mío? Y tomó Joab con la diestra la barba de Amasa, para besarlo. Y Amasa no se cuidó de la daga que estaba en la mano de Joab; y éste le hirió con ella en la quinta costilla, y derramó sus entrañas por tierra, y cayó muerto sin darle un segundo golpe. Después Joab y su hermano Abisai fueron en persecución de Seba hijo de Bicri.” Los problemas son como el olor que mana de un ratón muerto la solución no es echar perfume la solución es encontrar el ratón y sacarlo.
7. Trabajando en equipo. V 11 “Y uno de los hombres de Joab se paró junto a él, diciendo: Cualquiera que ame a Joab y a David, vaya en pos de Joab
8. No Involucrando a otros en nuestras batallas personales. V 19-21 “Yo soy de las pacíficas y fieles de Israel; pero tú procuras destruir una ciudad que es madre en Israel. ¿Por qué destruyes la heredad de Jehová? Joab respondió diciendo: Nunca tal, nunca tal me acontezca, que yo destruya ni deshaga. La cosa no es así: más un hombre del monte de Efraín, que se llama Seba hijo de Bicri, ha levantado su mano contra el rey David; entregad a ése solamente, y me iré de la ciudad. Y la mujer dijo a Joab: He aquí su cabeza te será arrojada desde el muro. 
9. Confiando en que Jehová acabara con nuestros enemigos. V 22 “La mujer fue luego a todo el pueblo con su sabiduría; y ellos cortaron la cabeza a Seba hijo de Bicri, y se la arrojaron a Joab. Y él tocó la trompeta, y se retiraron de la ciudad, cada uno a su tienda. Y Joab se volvió al rey a Jerusalén.
La única forma de ser victoriosos es entendiendo que mientras estemos en este mundo tendremos aflicciones y dificultades saber esto nos permite prepararnos para la batalla y ser Victoriosos.