domingo, 25 de septiembre de 2016

El Llamado de Dios. 1 Reyes 1.

Resultado de imagen para el llamadoEl llamado de Dios no tiene que ver con la lógica humana. Adonias era el hijo mayor por lo tanto el creía que era el quien debería gobernar. V 5 “Entonces Adonías hijo de Haguit se rebeló, diciendo: Yo reinaré. Y se hizo de carros y de gente de a caballo, y de cincuenta hombres que corriesen delante de él. 
1. Tenía las condiciones físicas necesarias para gobernar. V 6 “Y su padre nunca le había entristecido en todos sus días con decirle: ¿Por qué haces así? Además, éste era de muy hermoso parecer; y había nacido después de Absalón. 
2. Salomón era hijo de La mujer que había hecho pecar a David. De esta acusación no se salvó ni Jesús a él también le echaban indirectas  Juan 8: 41 “Vosotros hacéis las obras de vuestro padre. Entonces le dijeron: Nosotros no somos nacidos de fornicación; un padre tenemos, que es Dios. ”  Muchos consideraban Jesús no era digno ser el elegido de Dios.  
No Importa quienes o cuantos se opongan al llamado de Dios, Dios siempre termina imponiendo su voluntad.  1 Reyes 1: 32-34 “Y el rey David dijo: Llamadme al sacerdote Sadoc, al profeta Natán, y a Benaía hijo de Joiada. Y ellos entraron a la presencia del rey. Y el rey les dijo: Tomad con vosotros los siervos de vuestro señor, y montad a Salomón mi hijo en mi mula, y llevadlo a Gihón; y allí lo ungirán el sacerdote Sadoc y el profeta Natán como rey sobre Israel, y tocaréis trompeta, diciendo: ¡Viva el rey Salomón!
El Llamado no se lo puede comprar con comidas o detalles. V 9 “Y matando Adonías ovejas y vacas y animales gordos junto a la peña de Zohelet, la cual está cerca de la fuente de Rogel, convidó a todos sus hermanos los hijos del rey, y a todos los varones de Judá, siervos del rey” de nada sirve que te ganes el corazón de los hombres si no tienes el respaldo de Dios.
No importa las artimañas o la hipocresía de los enemigos, el llamado es Llamado y nada ni nadie lo puede detener. V 10 “pero no convidó al profeta Natán, ni a Benaía, ni a los grandes, ni a Salomón su hermano.
El Llamado nada tiene que ver con la santidad o la capacidad. Pablo, David, salomón y otros siervos de Dios no tenían nada de santidad en el momento en que fueron llamados ellos fueron llamados porque le eran útiles a los propósitos de Dios de su santificación se encargaría Dios mismo.
Cuando Dios llama a alguien al servicio es Dios mismo quien se encarga de  darle el cómo, el conque y el con quien.

Características de un llamado.
1. Ardiente deseo y anhelo de estudiar y conocer la palabra de Dios. Los que no tienen el llamado tienen poco interés por aprender de las cosas de Dios. Hebreos 5: 12 “Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.
2. Pasión y deseo por la labor del ministerio. Jeremías 20: 9 “Y dije: No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre; no obstante, había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos; traté de sufrirlo, y no pude.” en el verdadero Llamado el servir no es una emoción es una necesidad.  1 Corintios 9: 16 “Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio!
3. Busca Capacitarse, cada día quiere servir mejor. . 1 Timoteo 3: 2 “Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar
4. Vivir para el Ministerio y para Cristo. Filipenses 1: 21 “Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.
5. Los Frutos en el Ministerio lo Identifican. Mateo 7: 15 -16, 20 “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así que, por sus frutos los conoceréis.
6. Estar dispuesto a ser entrenado. Salmos 144: 1 “Bendito sea Jehová, mi roca,
Quien adiestra mis manos para la batalla,
Y mis dedos para la guerra;
” David era un guerrero podríamos decir que ese era su ministerio. ¿Cuál es tu ministerio o cual quieres que sea? Estas dispuesto a entrenarte o eres de los que cree que con lo que sabes es más que suficiente.
7. Los Demás ven en nosotros el Llamado. Proverbios 17: 24 “En el rostro del entendido aparece la sabiduría; 
Mas los ojos del necio vagan hasta el extremo de la tierra
.
Para servir en lo Espiritual se necesita mucho más que tan solo querer hacerlo o que alguien lo haya estimulado para hacerlo, la única forma de servirle bien a Dios y sobre todo de manera diligente y con buenos frutos es si él nos Llama.