domingo, 21 de mayo de 2017

Un Lugar para Adorar a Dios. 2 Reyes 12.

Resultado de imagen para donde adorar a diosEn la antigüedad había una gran disputa entre judíos y samaritanos cada uno daba razones y argumentos para considerar su ciudad como el lugar correcto de Adoración.
Hoy en día han pasado muchos años y todavía los grupos cristianos y no cristianos siguen pelando con respecto a que el lugar en que cada uno se congrega es el verdadero lugar.
Jesús le explicaba a la samaritana que la verdadera Adoración no nace en los templos o ciudades, la verdadera Adoración nace en el corazón de cada creyente.
La verdadera Adoración no depende del lugar. Juan 4: 20-21 “Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar. Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre.” la verdadera Adoración depende de la intención que tengamos en nuestro corazón. V 23 “Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.
El templo es el lugar donde los corazones y las intenciones se unen y se desbordan para hacer una gran Adoración. Si tú no adoras a Dios en tu corazón no importa a cual templo vayas igual no podrás adorarlo.
Esto es parecido a lo que ocurre en el mundo. La alegría no nace en las discotecas, la alegría nace en el corazón. Las discotecas no son más que lugares donde se desborda esa alegría del corazón. Si una persona es aburrida en su corazón no importa a cual discoteca vaya igual seguirá siendo un aburrido.
En el templo podemos animarnos mutuamente. Hebreos  10: 25 “no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.” el templo es como un gimnasio de fisiculturismo. Tú puedes tener todas las pesas y maquinas en tu casa pero poco a poco vas perdiendo el estímulo si dejas de ir al gimnasio.
Como se debe embellecer el Templo.
1. Debe ser Presentable. V 5 “recíbanlo los sacerdotes, cada uno de mano de sus familiares, y reparen los portillos del templo dondequiera que se hallen grietas.” no puede estar sucio o despintado. Los del mundo no irían a una discoteca de mala muerte para expresar su alegría.
Los  miembros de la iglesia deben preocuparse de su cuidado. V 4 “Y Joás dijo a los sacerdotes: Todo el dinero consagrado que se suele traer a la casa de Jehová, el dinero del rescate de cada persona según está estipulado, y todo el dinero que cada uno de su propia voluntad trae a la casa de Jehová,” la iglesia de Cristo somos una familia por lo tanto todos nos debemos preocupar por embellecer el templo.
3. Se debe actuar con Diligencia. V 6-7 “Pero en el año veintitrés del rey Joás aún no habían reparado los sacerdotes las grietas del templo. Llamó entonces el rey Joás al sumo sacerdote Joiada y a los sacerdotes, y les dijo: ¿Por qué no reparáis las grietas del templo? Ahora, pues, no toméis más el dinero de vuestros familiares, sino dadlo para reparar las grietas del templo.
4. Se debe ser Recursivos. V 9 “Mas el sumo sacerdote Joiada tomó un arca e hizo en la tapa un agujero, y la puso junto al altar, a la mano derecha así que se entra en el templo de Jehová; y los sacerdotes que guardaban la puerta ponían allí todo el dinero que se traía a la casa de Jehová.” las alcancías siempre han sido una muy buena opción para reunir recursos que sirvan en un futuro en el área espiritual o en el área secular.
5. No se puede ser tacaños para embellecer el lugar donde mostramos nuestra alegría con Dios. V 11-12 “Y daban el dinero suficiente a los que hacían la obra, y a los que tenían a su cargo la casa de Jehová; y ellos lo gastaban en pagar a los carpinteros y maestros que reparaban la casa de Jehová, y a los albañiles y canteros; y en comprar la madera y piedra de cantería para reparar las grietas de la casa de Jehová, y en todo lo que se gastaba en la casa para repararla.
6. Los Recursos no deben salir de los diezmos u ofrendas para la expansión del reino. El arreglo de la casa de Dios debe ser un privilegio aparte. V 13-14 “Mas de aquel dinero que se traía a la casa de Jehová, no se hacían tazas de plata, ni despabiladeras, ni jofainas, ni trompetas; ni ningún otro utensilio de oro ni de plata se hacía para el templo de Jehová; porque lo daban a los que hacían la obra, y con él reparaban la casa de Jehová.
7. No se debe dar con Dolor. V 15 “Y no se tomaba cuenta a los hombres en cuyas manos el dinero era entregado, para que ellos lo diesen a los que hacían la obra; porque lo hacían ellos fielmente” esto no quiere decir que se debe ser desorganizados, los sacerdotes manejaban ese dinero de manera fiel.
En el templo hecho de ladrillos o piedras no podemos contener la presencia de Dios pero si podemos demostrarle nuestro amor. Es en el templo donde podemos hacer que se desborde todo nuestro deseo de adorar a Dios y eso hace que la presencia de Dios se manifieste.