viernes, 9 de febrero de 2018

El Propósito del Templo. 1 Crónicas 24-25

Resultado de imagen para uso obligatorio congregarseTemplo no solo significa: casa, también es el lugar de Adoración y concentración de las fuerzas espirituales por la unión de una misma fe, la palabra dice que si dos personas se ponen de acuerdo en cualquier cosa Dios lo hace en el cielo. Mateo 18: 19 “Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.
Para Dios era muy importante el cofre o el arca del pacto, porque en él se concentraba su poder. Para que una persona encuentre la presencia de Dios en el templo.
Es necesario que crea que lo va a encontrar, sin fe nunca lograra ver ni sentir nada.
El sentir o no a Jesucristo es nuestra decisión, somos nosotros quienes atraemos la presencia de Dios.
Ejemplo el calor en una cobija. No es cuando nos acostamos que encontramos el calor en la cobija cuando recién nos arropamos con la cobija no sentimos calor, antes por lo contrario las cobijas están frías, somos nosotros quienes llevamos el calor en nuestro cuerpo, la cobija lo que hace es retenerlo y devolvérnoslo a nosotros mismos. De esta misma forma somos nosotros los que decidimos como sentirnos en un lugar, hay gente que a pesar de su condición pecaminosa, y aun amando el pecado se disponen a sentir cosas y lo logran. Confunden la unción con la emoción, y al imponer un pastor sus manos se caen, dicen sentir la unción, pero el problema es que más se demoran en pararse que ya están de nuevo en la iglesia católica, o sin regresar a ella continúan con su idolatría e inmundicia.
Para que podamos sentir verdaderamente a Jesucristo, es necesario que tengamos en cuanta, algunas cosas que debemos hacer en el templo, Dios mismo fue quien diseño el templo, y ahora el mismo quiere enseñarnos que uso debemos darle.
1.      Asistir cada mañana: 23: 30 “y para asistir cada mañana todos los días a dar gracias y tributar alabanzas a Jehová, y asimismo por la tarde” para dar gracias y tributo de alabanza, y como consecuencias nuestra morada será prosperada. Job 8:5-7 “Si tú de mañana buscares a Dios,  Y rogares al Todopoderoso;  8:6 Si fueres limpio y recto,
Ciertamente luego se despertará por ti,  Y hará próspera la morada de tu justicia.
8:7 Y aunque tu principio haya sido pequeño,  Tu postrer estado será muy grande. 
2.   Orar 24 Horas al Día: la oración tiene poder y la orden de Dios es que oremos sin cesar, esto quiere decir de día y de noche para poderlo lograr no podríamos trabajar, comer, ni tampoco dormir, para poderlo lograr el pueblo de Dios lo hacía por turnos. 24: 7 “La primera suerte tocó a Joiarib, la segunda a Jedaías,…V 18” cada grupo de personas disponía una hora del día para estar en oración pidiendo por la iglesia, mientras unos trabajan otros están orando por ellos, y después cuando los que estaban orando se disponen a seguir con sus ocupaciones del día los que estaban trabajando o asiendo cualquier otra actividad, oran por los demás, de esta forma toda la iglesia está cubierta en oración durante todo el día.
2.1. Esto no es por voluntad del hombre, esto es por mandato de Dios: v 19 “Estos fueron distribuidos para su ministerio, para que entrasen en la casa de Jehová, según les fue ordenado por Aarón su padre, de la manera que le había mandado Jehová el Dios de Israel.
3.   Grupos de Alabanza. Dios había establecido no solo la forma del templo, también dejo establecido la forma como debemos adorarlo. 25: 7 “Y el número de ellos, con sus hermanos, instruidos en el canto para Jehová, todos los aptos, fue doscientos ochenta y ocho.
3.1. El grupo de alabanza era numeroso porque tenía que estar adorando a Dios todo el día, también por turnos. V 8 “Y echaron suertes para servir por turnos, entrando el pequeño con el grande, lo mismo el maestro que el discípulo” los maestros no solo les enseñarían a sus discípulos a tocar un instrumento porque se convertirían solo en artistas, ellos debían enseñarles a adorar a Dios, para que sean unos verdaderos ministros de Dios.
Los discipuladores somos más que simplemente alguien que enseña un manual o un libro, los discipuladores debemos involucrar a nuestros discípulos en la búsqueda de Dios a través de la oración y estudio de la palabra. A demás de Orar por el invítalo a que te acompañe en tu turno de Oración para pedir juntos por sus problemas.
El Templo es mucho más que una mole de cemento y ladrillos, en el templo es donde expresamos a Dios todo nuestro Amor y sobre todo es en el templo donde exteriorizamos nuestras ganas de agradar a Cristo.