domingo, 4 de marzo de 2018

Consiguiendo Grandes Cosas. 1 Crónicas 29.


Jehová es un Dios de Excelencia esto quiere decir que siempre está en la búsqueda de la perfección.
Nosotros somos hechos a su imagen y semejanza es por esta razón que él nos exige perfección. Mateo 5: 48 “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.
Ser perfectos para Jesucristo no es estar libres de errores o pecados porque de lo contrario se estaría contradiciendo en su palabra. Romanos 3: 9-10 ¿Qué, pues? Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado. Como está escrito:
No hay justo, ni aun uno;
Para Jesucristo ser Perfecto es luchar cada día por ser mejor. Las personas de éxito son aquellas que cada día buscan mejorar.
Como Conseguir Grandes Cosas.
1. Reconociendo nuestra Debilidades pero anhelando conseguir cosas muy Grandes. V 1 “Después dijo el rey David a toda la asamblea: Solamente a Salomón mi hijo ha elegido Dios; él es joven y tierno de edad, y la obra grande; porque la casa no es para hombre, sino para Jehová Dios.” nuestras debilidades no deben ser excusa para no luchar, nuestras debilidades deben ser la alerta que nos dice que debemos mejorar.
2. Dejando todo Egoísmo para ayudar de manera Generosa. V 2 “Yo con todas mis fuerzas he preparado para la casa de mi Dios, oro para las cosas de oro, plata para las cosas de plata, bronce para las de bronce, hierro para las de hierro, y madera para las de madera; y piedras de ónice, piedras preciosas, piedras negras, piedras de diversos colores, y toda clase de piedras preciosas, y piedras de mármol en abundancia.” Sin egoísmos podemos luchar fuertemente a si nosotros no nos llevemos el crédito de lo que se va hacer.
3. Dando Más de lo que Nos toca. V 3 “Además de esto, por cuanto tengo mi afecto en la casa de mi Dios, yo guardo en mi tesoro particular oro y plata que, además de todas las cosas que he preparado para la casa del santuario, he dado para la casa de mi Dios:” las personas de éxito son aquellas que no se limitan a dar o hacer tan solo lo que les toca. Las personas que tan solo hacen lo que les toca son inútiles. Lucas 17: 10 “Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos.
4. Siendo Ejemplo  de lo que se debe hacer para que otros también lo hagan. V 6 “Entonces los jefes de familia, y los príncipes de las tribus de Israel, jefes de millares y de centenas, con los administradores de la hacienda del rey, ofrecieron voluntariamente.” Las personas de éxito son aquellas que han entendido que el egoísmo es como una gran cadena de acero que nos impide avanzar y mejorar.
5. Creyendo que Todos podemos Ayudar. V 8 “todo el que tenía piedras preciosas las dio para el tesoro de la casa de Jehová, en mano de Jehiel gersonita.” No importa nuestra condición si nos disponemos podemos ser útiles en ayudar a conseguir grandes retos.
No te menos precies tal vez no tengas las mismas capacidades que los demás pero si te propones en algo puedes ayudar.
6. Ayudando con alegría y con todo el corazón. V 9 “Y se alegró el pueblo por haber contribuido voluntariamente; porque de todo corazón ofrecieron a Jehová voluntariamente.” El ayudar con mucho o con poco a conseguir grandes retos debe ser motivo de alegría en nuestro corazón.
7. Siendo Agradecidos con Dios y con las Personas que Colaboran. V 10 “Asimismo se alegró mucho el rey David, y bendijo a Jehová delante de toda la congregación; y dijo David: Bendito seas tú, oh Jehová, Dios de Israel nuestro padre, desde el siglo y hasta el siglo.” todas las personas que están a nuestro lado son importantes y claves en la consecución de nuestras metas nunca las ignores.
8. Reconociendo que Todo es de Dios. V 12 “Las riquezas y la gloria proceden de ti, y tú dominas sobre todo; en tu mano está la fuerza y el poder, y en tu mano el hacer grande y el dar poder a todos” entender que todo es de Jesucristo hace que no seamos mezquinos o tacaños y que demos con Alegría. V 14 “Porque ¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que pudiésemos ofrecer voluntariamente cosas semejantes? Pues todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos.
En la Iglesia, en la familia o en la sociedad podemos lograr grandes propósitos si servimos de corazón en unidad con los demás, esto es posible si nos deshacemos de todo egoísmo y sobre todo si nunca nos soltamos de la mano de Jesucristo.