domingo, 16 de septiembre de 2018

Que no te Domine la Ira. 2 Crónicas 28


Resultado de imagen para que no te domine la iraLa ira es una emoción que aumenta rápidamente el ritmo cardíaco y los niveles de adrenalina por esta razón es muy normal que nuestra forma de actuar se salga de control.
Sentir Ira es algo normal en nosotros los seres humanos, lo malo no es sentir ira lo malo es dejar que la ira nos controle. Efesios 4: 26 “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,” cuando la ira se nos sale de control le damos cabida al diablo es decir actuamos no como actuaria Jesucristo, nuestro actuar seria como el actuar del diablo. V 27 “ni deis lugar al diablo.

El Rey Acaz no hizo lo recto ante los ojos de Jehová. V 1 “De veinte años era Acaz cuando comenzó a reinar, y dieciséis años reinó en Jerusalén: mas no hizo lo recto ante los ojos de Jehová, como David su padre” al igual que muchos de nosotros tampoco lo hacemos.
Por esta Razón Jehová ordeno a Israel que atacara a Judá. V 5 “Por lo cual Jehová su Dios lo entregó en manos del rey de los sirios, los cuales lo derrotaron, y le tomaron una gran número de prisioneros que llevaron a Damasco. Fue también entregado en manos del rey de Israel, el cual lo batió con gran mortandad” hasta aquí todo era normal, Jehová quería castigar a Judá a través de Israel.
Esta orden se le convierto en un problema para Israel cuando se dejó llevar por la Ira en el momento de atacar a Judá. V 6-8 “Porque Peka, hijo de Remalías mató en Judá en un día ciento veinte mil hombres valientes; por cuanto habían dejado a Jehová el Dios de sus padres. 28:7 Asimismo Zicri, hombre poderoso de Efraín, mató a Maasías hijo del rey, y a Azricam su mayordomo, y a Elcana, segundo después del rey.  28:8 También los hijos de Israel tomaron cautivos de sus hermanos doscientos mil, mujeres, muchachos, y muchachas, además de haber tomado de ellos mucho botín, que llevaron a Samaria” esta actitud cargada de Ira es lo que no le gusto a Jehová.  V 9 “Había entonces allí un profeta de Jehová que se llamaba Obed, el cual salió delante del ejército cuando entraba en Samaria, y les dijo: He aquí Jehová el Dios de vuestros padres, por el enojo contra Judá, los ha entregado en vuestras manos; y vosotros los habéis matado con ira que ha llegado hasta el cielo
Que pasa cuando actuamos con Ira.
1. Nos Causamos Daño a nosotros Mismos. Ester 5: 9 “Y salió Amán aquel día contento y alegre de corazón; pero cuando vio a Mardoqueo a la puerta del palacio del rey, que no se levantaba ni se movía de su lugar, se llenó de ira contra Mardoqueo.” Aman lo tenía todo para ser Feliz pero la Ira que sentía cuando veía a Mardoqueo le dañaba el corazón y lo llenaba de amargura.
·         1.1. Nos Llenamos de Amargura. Hebreos 12: 15 “Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados” la amargura hace que no disfrutemos lo que somos o lo que tenemos.
·         1.2. Nos enfermamos, nuestro sistema nervioso se altera. Dolor de cabeza, artritis. Etc. Proverbios 17: 22 “El corazón alegre constituye buen remedio; 
Mas el espíritu triste seca los huesos
.
2. Causamos daño a los Demás. Cuando estamos airados no medimos las consecuencias de nuestros actos y nos excedemos en el castigo. Lo que más le pedía David a Jehová era que no lo castigara si estaba airado. Salmos 6: 1 “Jehová, no me reprendas en tu enojo,
Ni me castigues con tu ira.
·         2.1. Antes de castigar o Corregir a tus Hijos Tranquilízate, toma aire, respira profundo porque les puedes causar Daño, psicológico o Físico.
·         2.2. Antes de hablar con la persona que estás enojado tranquilízate. Cuando estamos enojados esperamos encontrarnos con esa persona para decirle unas cuantas verdades sin pensar en el daño que podemos provocar.
·         Antes de Tomar una decisión Importante tranquilízate, te puedes equivocar y posiblemente ya no te puedas echar para atrás.
Como controlar la Ira.
1. Reflexiona sobre las consecuencias que puedes vivir. Si aprendemos a visualizar nuestro futuro con lo que hacemos podríamos controlarnos más fácilmente.
2. Cambia tu manera de pensar. Concentrarnos en lo que nos afecta aumenta la Ira. La palabra de Dios nos recomienda que nuestra forma de pensar siempre debe ser agradable y positiva. Filipenses 4: 8 “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad
3. Habla a tiempo no dejes que la Ira se acumule. Efesios 4: 26 “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo” entre mas acumulamos ira en nuestro corazón más maquinamos en contra de los demás y esto envenena nuestro corazón.
4. Toma Tiempos de Descanso. El agotamiento, el estrés causa Ira. Saca tiempo para ti y para los tuyos, una buena conversación o corto paseo puede tranquilizar nuestra alma.
Cuando la ira se sale de control empieza a dominarnos y nos obliga hacer cosas que no queremos y que después nos arrepentimos, no actúes en momentos de ira, cálmate, tranquilízate de esta manera no veras el problema más grande de lo que en realidad es.