domingo, 8 de diciembre de 2013

El mana del cielo. Éxodo 16.


VER VÍDEO.
El pueblo de Israel estaba en el desierto y ya no tenía que comer. Esto provoco que ellos murmuraran contra Moisés. V 2 “Y toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón en el desierto; 
Dios permite que tengamos momentos de escases, momentos de problemas para que recordemos que fue él quien nos saco del mundo en el que vivíamos. El problema de los seres humanos es que cuando estamos mal le clamamos a Dios y cuando estamos bien pensamos que es por nuestra capacidad, que estamos bien. V 6 “Entonces dijeron Moisés y Aarón a todos los hijos de Israel: En la tarde sabréis que Jehová os ha sacado de la tierra de Egipto
En los momentos de dificultad es cuando más nos tenemos que acercar a Dios, pero muchas veces hacemos lo contrario nos alejamos. V 9 “Y dijo Moisés a Aarón: Di a toda la congregación de los hijos de Israel: Acercaos a la presencia de Jehová, porque él ha oído vuestras murmuraciones
Cuando estamos pasando por dificultades nos empezamos a alejar y eso poco a poco se nos convierte en costumbre. Una muy mala costumbre. Hebreos 10: 25 “no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.
Jesucristo ahora es nuestro mana, es nuestro pan que bajo del cielo. Juan 6: 31-35 “Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Pan del cielo les dio a comer.
6:32 Y Jesús les dijo:
 De cierto, de cierto os digo: No os dio Moisés el pan del cielo, mas mi Padre os da el verdadero pan del cielo.  6:33 Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo.  6:34 Le dijeron: Señor, danos siempre este pan.  6:35 Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.
A través del mana Dios quería probar:
1. la obediencia y la dependencia diaria del pueblo. Éxodo 16: 4 “Y Jehová dijo a Moisés: He aquí yo os haré llover pan del cielo; y el pueblo saldrá, y recogerá diariamente la porción de un día, para que yo lo pruebe si anda en mi ley, o no.” Jesucristo quiere que aprendamos a depender de él de manera diaria. Lucas 11: 3 “El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.
2. La capacidad de compartir y convivir. El infierno en el cual muchos hogares experimentan es porque han perdido la capacidad de convivir, es decir de poderse soportar de los unos a los otros. Éxodo 16: 18 “y lo medían por gomer, y no sobró al que había recogido mucho, ni faltó al que había recogido poco; cada uno recogió conforme a lo que había de comer.”  2 Corintios 8: 15 “sino para que en este tiempo, con igualdad, la abundancia vuestra supla la escasez de ellos, para que también la abundancia de ellos supla la necesidad vuestra, para que haya igualdad,  8:15 como está escrito: El que recogió mucho, no tuvo más, y el que poco, no tuvo menos.
3. La capacidad de confiar en Jesucristo. Éxodo 16: 19-20 “Y les dijo Moisés: Ninguno deje nada de ello para mañana.  16:20 Mas ellos no obedecieron a Moisés, sino que algunos dejaron de ello para otro día, y crió gusanos, y hedió; y se enojó contra ellos Moisés.” Debemos planificar con tiempo lo que vamos hacer pero siempre dependiendo de la voluntad de Dios. Santiago 4: 13-15 ¡Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos;  4:14 cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.
4:15 En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.
 
Cuando confiamos en Jesucristo hacemos las cosas las planificamos pero sin afán, el afán solo origina ansiedad y la ansiedad hace que las cosas nos salgan mal. Mateo 6: 34 “Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal
En lugar de afanarnos lo que debemos es buscar a Jesucristo y su reino, los milagros solo son añadiduras vienen solos cuando buscamos de Dios. El mundo anda buscando un Dios que solo haga milagros y que les permita seguir viviendo igual. Mateo 6: 31-33 “No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?
6:32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. 6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
Jesucristo es nuestro pan de vida lo único que tenemos que hacer es acercarnos. El no solo perdona nuestros pecados también nos da una nueva forma de vida. Con Cristo en nuestro corazón pasamos a ser unas nuevas criaturas.






Contribuye con nuestro ministerio. Con tu ofrenda podemos llegar a más personas con el evangelio de salvación. CONTÁCTANOS.