domingo, 8 de junio de 2014

Fiestas Solemnes. Levítico 23-24.

Fiesta es una reunión con el fin de celebrar algo. Solemne es algo grande, maravilloso. Fiesta solemne es una celebración que se hace   públicamente  con pompa y esplendor: en el argot popular podríamos decir tirar la casa por la ventana. El mundo constantemente está celebrando fiestas: por cumpleaños, por grados, por bodas, por asensos etc. Dios también quiere que le hagamos fiesta. V 1-3 “Habló Jehová a Moisés, diciendo: 23:2 Habla a los hijos de Israel y diles: Las fiestas solemnes de Jehová, las cuales proclamaréis como santas   convocaciones, serán estas: 23:3 Seis días se  trabajará, más el séptimo día será de reposo, santa convocación; ningún trabajo haréis; día de reposo es de Jehová en dondequiera que habitéis.
El día sábado o el día domingo, no importa cual lo tomes como descanso en realidad no es para relajarnos del todo o divertirnos de manera personal. Ese último día es para consagrarlo como fiesta para Dios.
Como vimos toda fiesta tiene un motivo en este caso para Dios también hay motivos para festejar.
1. Agradecimiento. Jehová nos hizo libres de la esclavitud, al pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto a nosotros de la droga, del alcohol, de la amargura. Etc. Deuteronomio 5: 15 “Acuérdate que fuiste siervo en tierra de Egipto, y que Jehová tu Dios te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido; por lo cual Jehová tu Dios te ha mandado que guardes el día de reposo.” es claro entonces que el congregarnos no es para exigirle a Dios que haga milagros. Nos congregamos porque consideramos que con Jesucristo vivimos en una vida de milagros de manera constante.
2. Para reconciliarnos con Dios. Levítico 23: 28 “Ningún trabajo haréis en este día; porque es día de expiación, para reconciliaros delante de Jehová vuestro Dios.” antes de conocer de cristo éramos enemigos de Dios. Romanos 5: 10 “Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.” es por esta razón que necesitamos volver en amistad con Dios.
3. Porque Dios desciende en su fiesta. Mateo 18: 20 “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.
4. Porque es una Orden de Dios. Hebreos 10: 25 “no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca
5. Porque podemos darle nuestros presentes. En la antigüedad tocaba llevarle animales en sacrificio. Ahora Dios exige que nosotros nos presentemos en su fiesta como ofrenda como presente o como sacrificio. Romanos 12: 1 “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.
6. En la fiesta para Dios es como él envía bendición. Salmo 133: 1-3 ¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es Habitar los hermanos juntos en armonía! 133:2 Es como el buen óleo sobre la cabeza, El cual desciende sobre la barba, La barba de Aarón, Y baja hasta el borde de sus vestiduras;
7. Nos motivamos los unos a los otros. Hechos 2: 42 “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.
El que no quiere hacerle fiesta a Jehová y habla mal o reniega de él. Es decir blasfema de su nombre merece la muerte. 24: 16 “Y el que blasfemare el nombre de Jehová, ha de ser muerto; toda la congregación lo apedreará; así el extranjero como el natural, si blasfemare el Nombre, que muera.
No hay hombre en la tierra que grite tan fuerte que obligue a Jesucristo a hacer un milagro. El los hace por amor, por misericordia. Dios anhela que su pueblo se congregue en el culto pero no solo para exigirle, él quiere que nos congreguemos por agradecimiento y porque queremos gozarnos con él. El culto es una fiesta de agradecimiento y de Amor.