sábado, 19 de julio de 2014

Lo que nos Impide Avanzar. Números 11.

Todos queremos avanzar sobre todo cuando tenemos claro que es lo que queremos conseguir o sabemos para dónde vamos.
Aunque sabemos que es lo que queremos y hasta tenemos un plan sentimos que por mucho esfuerzo que hacemos nos quedamos en un mismo sitio es como si empezáramos a patinar sin lograr avanzar ni un centímetro de nuestro recorrido.
Dios saco a Israel de la esclavitud de Egipto y les prometió llevarlos a la tierra maravillosa la que mana leche y miel.
Aunque el pueblo tenía muy en claro lo que quería muchas veces se quedaba estancado. No avanzaba. Que era lo que le impedía avanzar.
1. Insatisfacción.  V 1 “Aconteció que el pueblo se quejó a oídos de Jehová; y lo oyó Jehová, y ardió su ira, y se encendió en ellos fuego de Jehová, y consumió uno de los extremos del campamento.” una persona insatisfecha no valora lo que tiene o lo que es por eso nunca se siente feliz.
2. Dejarse influenciar por los demás y sobre todo de personas extrañas que no conocen nuestro propósito. V 4 “Y la gente extranjera que se mezcló con ellos tuvo un vivo deseo, y los hijos de Israel también volvieron a llorar y dijeron: ¡Quién nos diera a comer carne!
3. Vivir del pasado. V 5 “Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos;” no te amarres a lo que hiciste o dejaste de hacer esfuérzate y lucha por mejorar lo que tienes hoy.
4. Criticar. V 6 “y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos.” Las personas criticonas siempre encuentran algo a lo cual oponerse. Nada les gusta y por lo tanto dañan el ambiente en el que se encuentran.
5. Lamentarse por lo que se tiene. V 10 “Y oyó Moisés al pueblo, que lloraba por sus familias, cada uno a la puerta de su tienda; y la ira de Jehová se encendió en gran manera; también le pareció mal a Moisés.” Las personas de éxito no son las que se la pasan lamentando por lo que les sucede. Las personas de éxito son aquellas que siempre están dispuestas a seguir luchando por sus propósitos.
6. Dejarse desmotivar. V 11 “Y dijo Moisés a Jehová: ¿Por qué has hecho mal a tu siervo? ¿Y por qué no he hallado gracia en tus ojos, que has puesto la carga de todo este pueblo sobre mí?” Moisés sentía que era Dios quien lo estaba atormentando.
7. Sentirse impotente y no confiar en Dios. V 13 ¿De dónde conseguiré yo carne para dar a todo este pueblo? Porque lloran a mí, diciendo: Danos carne que comamos.
8. Renunciar al Propósito. V 14-15 “No puedo yo solo soportar a todo este pueblo, que me es pesado en demasía.  11:15 Y si así lo haces tú conmigo, yo te ruego que me des muerte, si he hallado gracia en tus ojos; y que yo no vea mi mal.
Cuando nosotros pedimos a Dios con honra Respetándolo como nuestro padre él nos escucha y todo termina en bendición.
Cuando nosotros le exigimos y lo que le hacemos es reclamos él también nos escucha pero muchas veces la bendición se convierte en maldición. V 18-20 “Pero al pueblo dirás: Santificaos para mañana, y comeréis carne; porque habéis llorado en oídos de Jehová, diciendo: ¡Quién nos diera a comer carne! ¡Ciertamente mejor nos iba en Egipto! Jehová, pues, os dará carne, y comeréis.  11:19 No comeréis un día, ni dos días, ni cinco días, ni diez días, ni veinte días,  11:20 sino hasta un mes entero, hasta que os salga por las narices, y la aborrezcáis, por cuanto menospreciasteis a Jehová que está en medio de vosotros, y llorasteis delante de él, diciendo: ¿Para qué salimos acá de Egipto?
Cuando el hombre exige bendiciones en su tiempo y no en el tiempo de Dios el milagro se convierte en muerte. V 31-35 “Y vino un viento de Jehová, y trajo codornices del mar, y las dejó sobre el campamento, un día de camino a un lado, y un día de camino al otro, alrededor del campamento, y casi dos codos sobre la faz de la tierra. 11:32 Entonces el pueblo estuvo levantado todo aquel día y toda la noche, y todo el día siguiente, y recogieron codornices; el que menos, recogió diez montones; y las tendieron para sí a lo largo alrededor del campamento.  11:33 Aún estaba la carne entre los dientes de ellos, antes que fuese masticada, cuando la ira de Jehová se encendió en el pueblo, e hirió Jehová al pueblo con una plaga muy grande.  11:34 Y llamó el nombre de aquel lugar Kibrot-hataava, por cuanto allí sepultaron al pueblo codicioso.  11:35 De Kibrot-hataava partió el pueblo a Hazerot, y se quedó en Hazerot.” no le exijas Dios sabe cuándo te es conveniente recibir lo que tanto anhelas.
La solución para poder avanzar sin cargarse o amargarse.
1. Trabaja en equipo. V 16 “Entonces Jehová dijo a Moisés: Reúneme setenta varones de los ancianos de Israel, que tú sabes que son ancianos del pueblo y sus principales; y tráelos a la puerta del tabernáculo de reunión, y esperen allí contigo.” pero busca personas que les guste trabajar. Los que no les gusta trabajar solo se te convertirán en otra carga más.
2. Ten una misma Visión, un mismo propósito. De lo contrario sería división. División significa dos visiones. V 17 “Y yo descenderé y hablaré allí contigo, y tomaré del espíritu que está en ti, y pondré en ellos; y llevarán contigo la carga del pueblo, y no la llevarás tú solo.
3. Confía en el poder de Dios nunca dudes de él. V 23 “Entonces Jehová respondió a Moisés: ¿Acaso se ha acortado la mano de Jehová? Ahora verás si se cumple mi palabra, o no.
4. Pide a Dios que el ponga en tus colaboradores tú mismo sentir. V 25 “Entonces Jehová descendió en la nube, y le habló; y tomó del espíritu que estaba en él, y lo puso en los setenta varones ancianos; y cuando posó sobre ellos el espíritu, profetizaron, y no cesaron

No permitas que las circunstancias difíciles se conviertan en estorbo para que puedas avanzar hacia tu meta o lo que te has propuesto. Confía siempre en Jesucristo y rodéate de personas que te puedan ayudar a llevar la carga.