domingo, 23 de noviembre de 2014

Como Enfrentar un Problema. Deuteronomio 3


VER VÍDEO.
Todos los seres humanos en algún momento de la vida sentimos que los problemas se nos desbordan. Muchas veces no es un problema son varios a la vez, Y más que el problema en si lo que nos paraliza es el sentirnos impotentes. Tanto que siempre surge nuestra frase ya típica: “No sé por dónde empezar”
Lo más importante cuando tenemos un problema es poder depender y confiar en Dios él puede darnos serenidad y  calma para poder pensar con claridad. La impaciencia nos hace equivocar.
Ya dijimos que lo primordial cuando estamos pasando por un problema es apegarnos más a Jesucristo. Pero también necesitamos algunas cosas de nuestra parte.
Como enfrentar un problema.
1. Entender que los problemas son normales. V 1 “Volvimos, pues, y subimos camino de Basán, y nos salió al encuentro Og rey de Basán para pelear, él y todo su pueblo, en Edrei.” toda persona que se atreve hacer algo, sobre todo algo nuevo es normal que se encuentre con problemas.
2. entender que los problemas son Naturales. Son propios de cada actividad. Jesucristo nos dice que mientras estemos en este mundo los problemas son naturales. Juan 16: 33 “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.
3. Aprendiendo de Experiencias anteriores. V 2 “Y me dijo Jehová: No tengas temor de él, porque en tu mano he entregado a él y a todo su pueblo, con su tierra; y harás con él como hiciste con Sehón rey amorreo, que habitaba en Hesbón.” el saber que los problemas son normales y naturales hace que no seamos invadidos por el miedo.
4. Creyendo que Dios todo lo tiene preparado.  Dios no actúa por casualidad. V 3 “Y Jehová nuestro Dios entregó también en nuestra mano a Og rey de Basán, y a todo su pueblo, al cual derrotamos hasta acabar con todos.
5. Preparándonos para enfrentar el problema. V 18 “Y os mandé entonces, diciendo: Jehová vuestro Dios os ha dado esta tierra por heredad; pero iréis armados todos los valientes delante de vuestros hermanos los hijos de Israel.” si huyes no importa a donde vayas el problema siempre ira tras de ti y un día te alcanzara.
6. Deja que Jehová pelee por ti. V 22 “No los temáis; porque Jehová vuestro Dios, él es el que pelea por vosotros.” saber que Dios esta con nosotros nos quita el miedo o al menos nos permite dominarlo.
7. Actuando. Que pelee Dios por nosotros no significa que nos quedemos cruzados de brazos. El peor enemigo es la pasividad y el esconderse. V 4 “Y tomamos entonces todas sus ciudades; no quedó ciudad que no les tomásemos; sesenta ciudades, toda la tierra de Argob, del reino de Og en Basán.
8. No concentres tu mirada en el problema, concéntrate en la meta que quieres lograr. V 20 “hasta que Jehová dé reposo a vuestros hermanos, así como a vosotros, y hereden ellos también la tierra que Jehová vuestro Dios les da al otro lado del Jordán; entonces os volveréis cada uno a la heredad que yo os he dado.
9. Recuerda que todo problema sin resolver genera malas consecuencias. V 23-27 “Y oré a Jehová en aquel tiempo, diciendo: 3:24 Señor Jehová, tú has comenzado a mostrar a tu siervo tu grandeza, y tu mano poderosa; porque ¿qué dios hay en el cielo ni en la tierra que haga obras y proezas como las tuyas?  3:25 Pase yo, te ruego, y vea aquella tierra buena que está más allá del Jordán, aquel buen monte, y el Líbano. 3:26 Pero Jehová se había enojado contra mí a causa de vosotros, p por lo cual no me escuchó; y me dijo Jehová: Basta, no me hables más de este asunto.  3:27 Sube a la cumbre del Pisga y alza tus ojos al oeste, y al norte, y al sur, y al este, y mira con tus propios ojos; porque no pasarás el Jordán.
10. Entiende que Dios tiene planes maravillosos para ti. Jeremías 29: 11 “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis” José entendió esto cuando se enfrentó a sus hermanos que lo vendieron. Génesis 50: 20 “Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo.

Recuerda que los problemas son normales y naturales la única forma de vencerlos es enfrentándolos. Por más que huyas de ellos siempre te van a alcanzar. Nunca te apartes de Jesucristo ármate de valor y podrás salir victorioso.