domingo, 31 de mayo de 2015

El Arte de Volver a Empezar. Josué 8.

Resultado de imagen para volver a empezar
Todos los seres humanos estamos expuestos a fracasar en lo que hacemos.
La diferencia entre los hombres de éxito y los fracasados es que la persona de éxito siempre piensa que en algún momento algo le puede salir mal.
La persona fracasada siempre cree que va a ganar y que nunca puede perder.
El saber que podemos equivocarnos hace que nos cuidemos y nos preparemos. El creer que nuca fallaremos hace que nos descuidemos y no nos preparemos para lo que ha de suceder.
Josué acababa de experimentar una derrota en su vida. 7: 7 “Y Josué dijo: ¡Ah, Señor Jehová! ¿Por qué hiciste pasar a este pueblo el Jordán, para entregarnos en las manos de los amorreos, para que nos destruyan? ¡Ojalá nos hubiéramos quedado al otro lado del Jordán!” pero ahora que Jehová le estaba diciendo que tenía que intentarlo. Que tenía que volver a enfrentarse a los hombres que una vez ya lo derrotaron. 8: 1 “Jehová dijo a Josué: No temas ni desmayes; toma contigo toda la gente de guerra, y levántate y sube a Hai. Mira, yo he entregado en tu mano al rey de Hai, a su pueblo, a su ciudad y a su tierra.
Como volver a intentar algo sobre todo cuando nos ha ido tan mal.
1. No temas. V 1 a “Jehová dijo a Josué: No temas” El miedo hace que una persona se paralice y vea el problema más grande de lo que es.
2. No desmayes. V 1 b “ni desmayes” desmayar es perder las fuerza, el ánimo o las ganas a seguir. El ánimo tiene que ver con la actitud que asumimos frente a las cosas.
3. Ataca con todo. V 1 c “toma contigo toda la gente de guerra, y levántate y sube a Hai” la orden fue toma a todos los hombres de guerra. No subestimes a tu enemigo. Este fue el error que Josué cometió en su anterior combate. 7: 3 “Y volviendo a Josué, le dijeron: No suba todo el pueblo, sino suban como dos mil o tres mil hombres, y tomarán a Hai; no fatigues a todo el pueblo yendo allí, porque son pocos.” Utiliza todos tus dones, invierte todo el tiempo y el esfuerzo necesario deja a un lado la pereza o el acomodamiento.
4. Estar siempre dispuesto. V 4 “Y les mandó, diciendo: Atended, pondréis emboscada a la ciudad detrás de ella; no os alejaréis mucho de la ciudad, y estaréis todos dispuestos” de nada sirve tener todo lo necesario para triunfar si no se está dispuesto. Es mejor una persona sin dones pero dispuesta que una persona con dones pero indispuesta.
5. Planifica lo que tienes que hacer. No dejes todo al azar. V 5-6 “Y yo y todo el pueblo que está conmigo nos acercaremos a la ciudad; y cuando salgan ellos contra nosotros, como hicieron antes, huiremos delante de ellos. Y ellos saldrán tras nosotros, hasta que los alejemos de la ciudad; porque dirán: Huyen de nosotros como la primera vez. Huiremos, pues, delante de ellos.” Dios está con nosotros él hace lo imposible y nosotros tenemos que hacer lo que es posible.  Lucas 14: 28 “Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla?
6. Confía siempre en Jehová. Es el quien pelea por nosotros. V 7 “Entonces vosotros os levantaréis de la emboscada y tomaréis la ciudad; pues Jehová vuestro Dios la entregará en vuestras manos.
7. Supervisa lo que haces. V 10 “Levantándose Josué muy de mañana, pasó revista al pueblo, y subió él, con los ancianos de Israel, delante del pueblo contra Hai.” vuelve y revisa tu plan. Si te vas de paseo antes de marchar mira todo lo que tienes que llevar no lo es todo por hecho.
8. No seas confiado. En esta ocasión los enemigos de Israel serian quienes cometerían este error. V 16-17 “Y todo el pueblo que estaba en Hai se juntó para seguirles; y siguieron a Josué, siendo así alejados de la ciudad. Y no quedó hombre en Hai ni en Bet-el, que no saliera tras de Israel; y por seguir a Israel dejaron la ciudad abierta.
9. Sométete a las normas de Jehová y de los hombres. Pero no lo hagas de manera parcial o de acuerdo a lo que  te  gusta. V 34-35 “Después de esto, leyó todas las palabras de la ley, las bendiciones y las maldiciones, conforme a todo lo que está escrito en el libro de la ley. No hubo palabra alguna de todo cuanto mandó Moisés, que Josué no hiciese leer delante de toda la congregación de Israel, y de las mujeres, de los niños, y de los extranjeros que moraban entre ellos.” la orden es clara se debe leer y someter a toda la palabra. Hay cristianos que cuando les interesa se acogen a las promesas del antiguo testamento. Pero cuando no les conviene dicen no estar de acuerdo con el antiguo testamento.

Nunca es tarde para volver a empezar lo único que se necesita es reconocer que hemos fallado llenarse de valor y volverse a levantar con la firmeza de que en esta ocasión triunfaremos.