domingo, 11 de noviembre de 2018

Camino al fracaso. 2 Crónicas 36


Resultado de imagen para camino al fracasoTodos queremos brillar como la más grande de las estrellas, anhelamos ser personas de éxito por esta razón siempre estamos buscando como conseguirlo y por lo general muy pocos lo pueden conseguir. Una de las razones es que conoce muy bien el camino al éxito pero desconoce el camino al fracaso y por desconocerlo siempre sin saberlo se enrumba por él.
Para lograr llegar a la cima del éxito no solo se necesita saber cómo llegar a él también se necesita saber qué es lo que nos desvía de él.

La forma como nos preparen desde muy pequeños tiene que ver con que logremos ser personas de éxito o de fracaso.
El rey Josías tenía 8 años cuando empezó hacer lo bueno es obvio pensar que para eso fue preparado ya que a esa edad no puede tener la suficiente convicción de que hacer con un país. 2 Crónicas 34: 1-2 “De ocho años era Josías cuando comenzó a reinar, y treinta y un años reinó en Jerusalén. 34:2 Este hizo lo recto ante los ojos de Jehová, y anduvo en los caminos de David su padre, sin apartarse a la derecha ni a la izquierda.
Por su parte Joaquín también tenía ocho años según la biblia reina Valera la diferencia con el primero es que él fue preparado para hacer lo malo. 2 Crónicas 36: 9 “De ocho años era Joaquín cuando comenzó a reinar, y reinó tres meses y diez días en Jerusalén; e hizo lo malo ante los ojos de Jehová.
Para qué estas preparando a tus hijos: el no delegarles responsabilidades, el no exigirles, o el darles todo gusto ¿crees que es una buena preparación para llegar a tener una vida de Éxito?
Nosotros los padres somos los encargados de entrenar a nuestros hijos para el futuro. La frase de cajón del mundo dice “De los jóvenes es el futuro” el futuro de una nación no depende de los jóvenes solo por ser jóvenes. Los jóvenes son el futuro, pero que ese futuro sea bueno o malo depende de la preparación que les demos en el presente. Si tenemos un buen presente tendremos un buen futuro.
Lo que nos Lleva camino al fracaso.
1. Hacer lo Malo. V  12 a “E hizo lo malo ante los ojos de Jehová su Dios,” cada acción tiene una reacción o lo que nos enseña la palabra de Dios todo lo que se siembra se cosecha. Cuando se hacen las cosas mal es normal que las cosas salgan mal.
No puedes pretender hacer todo mal y esperar que todo te salga bien. El adagio popular dice: un árbol de mangos no puede dar manzanas o papayas.
2. Ser Orgulloso. V 12 b “y no se humilló delante del profeta Jeremías, que le hablaba de parte de Jehová.” la persona orgullosa es incapaz de reconocer sus limitaciones  y equivocaciones. Y solo el corregir es lo que nos lleva al éxito o a la perfección.
3. Endurecer el corazón. V 13  Se rebeló asimismo contra Nabucodonosor, al cual había jurado por Dios; y endureció su cerviz, y obstinó su corazón, para no volverse a Jehová el Dios de Israel.” no dejes que los problemas o las demás personas te dañen el corazón, una persona con el corazón endurecido no escucha razones, se llena de amargura y resentimiento.
4. No escuchar la voz de Dios. Jesucristo nos habla de muchas formas y a través de diferentes medios. No te hagas el sordo. V 15-16 “Y Jehová el Dios de sus padres envió constantemente palabra a ellos por medio de sus mensajeros, porque él tenía misericordia de su pueblo, y de su habitación.  36:16 Mas ellos hacían escarnio de los mensajeros de Dios, y menospreciaban sus palabras, burlándose de sus profetas, hasta que subió la ira de Jehová contra su pueblo, y no hubo ya remedio.” no hay peor sordo que el que no quiere oír.
Hacer lo malo, ser orgulloso, endurecer el corazón y no escuchar la voz de Dios hace que tomemos el camino equivocado….el camino al fracaso. V 17-18 “Por lo cual trajo contra ellos al rey de los caldeos, que mató a espada a sus jóvenes en la casa de su santuario, sin perdonar joven ni doncella, anciano ni decrépito; todos los entregó en sus manos.  36:18 Asimismo todos los utensilios de la casa de Dios, grandes y chicos, los tesoros de la casa de Jehová, y los tesoros de la casa del rey y de sus príncipes, todo lo llevó a Babilonia.
En la vida hay solo dos caminos el que nos lleva al éxito o el que nos lleva al fracaso, no dejes que las circunstancias o las demás personas te hagan tomar el camino equivocado. ¿Qué camino seguir? Esa es tu decisión.