domingo, 28 de septiembre de 2014

Preparados para la Conquista. Números 26-27.

Todos queremos conquistar nuestros sueños o anhelos. Todos queremos ganar. Pero la pregunta seria. ¿Estamos preparados o mejor queremos prepararnos para la conquista?
Un técnico de futbol un día dijo. No me traigan jugadores que quieran ganar. Tráiganme jugadores que quieran prepararse para ganar.
Ganar todos queremos ganar pero prepararnos para ganar solo unos pocos.
Facundo Cabral dijo: el que no está dispuesto a perderlo todo no está preparado para ganar nada.   
En este mundo vivimos una constante guerra. Tanto en lo espiritual como en lo secular. Las batallas espirituales las ganamos con mucha oración constante y una buena relación con Dios. Efesios 6: 12; 18 “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes;  orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos
Las guerras físicas las ganamos con el respaldo de Dios pero también tenemos que añadirle algo más.
1. Disposición y capacidad para pelear. V 2 “Tomad el censo de toda la congregación de los hijos de Israel, de veinte años arriba, por las casas de sus padres, todos los que pueden salir a la guerra en Israel.
2. Delegar a quienes pueden y quieran. La tierra fue repartida entre los aptos para la guerra. V 52-53 “habló Jehová a Moisés, diciendo: 26:53 A éstos se repartirá la tierra en heredad, por la cuenta de los nombres.
3. Delegar de acuerdo a la capacidad de cada uno. V 54 “A los más darás mayor heredad, y a los menos menor; y a cada uno se le dará su heredad conforme a sus contados
4. Anhelando y atreviéndose hacer algo diferente. 27: 1-7 “Vinieron las hijas de Zelofehad hijo de Hefer, hijo de Galaad, hijo de Maquir, hijo de Manasés, de las familias de Manasés hijo de José, los nombres de las cuales eran Maala, Noa, Hogla, Milca y Tirsa;  27:2 y se presentaron delante de Moisés y delante del sacerdote Eleazar, y delante de los príncipes y de toda la congregación, a la puerta del tabernáculo de  reunión, y dijeron:  27:3 Nuestro padre murió en el desierto; y él no estuvo en la compañía de los que se juntaron contra Jehová en el grupo de Coré, sino que en su propio pecado murió, y no tuvo hijos.  27:4 ¿Por qué será quitado el nombre de nuestro padre de entre su familia, por no haber tenido hijo? Danos heredad entre los hermanos de nuestro padre.  27:5 Y Moisés llevó su causa delante de Jehová.  27:6 Y Jehová respondió a Moisés, diciendo: 27:7 Bien dicen las hijas de Zelofehad; les darás la posesión de una heredad entre los hermanos de su padre, y traspasarás la heredad de su padre a ellas
5. Delegando a personas con visión. Personas capaces de ver lo que otros no pueden o no quieren ver. V 18-21 “Y Jehová dijo a Moisés: Toma a Josué hijo de Nun, varón en el cual hay espíritu, y pondrás tu mano sobre él;   27:19 y lo pondrás delante del sacerdote Eleazar, y delante de toda la congregación; y le darás el cargo en presencia de ellos.  27:20 Y pondrás de tu dignidad sobre él, para que toda la congregación de los hijos de Israel le obedezca.  27:21 Él se pondrá delante del sacerdote Eleazar, y le consultará por el juicio del Urim delante de Jehová; por el dicho de él saldrán, y por el dicho de él entrarán, él y todos los hijos de Israel con él, y toda la congregación
6. Entendiendo que Dios no nos quita las guerras, él nos prepara para ganarlas. Él quiere que seamos unos vencedores no unos mediocres. Salmos 144: 1 “Bendito sea Jehová, mi roca,
Quien adiestra mis manos para la batalla, Y mis dedos para la guerra;
7. Siendo ejemplo de luchadores. Juan 16: 33 “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” Jesucristo no nos dice que nos despreocupemos porque el ya venció. Él se está poniendo de ejemplo, si el siendo humano venció nosotros también podremos hacerlo.
8. Haciendo más de lo que nos toca. Lucas 17: 10 “Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos
9. Teniendo mentalidad de ganador. 1 Corintios 9: 24 ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis.
10. Absteniéndose de lo que nos impide avanzar. V 25 “Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible
11. Teniendo un Propósito claro. V 26 “Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire,
12. Obligándose a luchar. V 27 “sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.

Todos queremos conquistar el mundo. Queremos ser conquistadores en el amor, en los deportes, en los negocios o en el estudio. Y eso está muy bien las grandes cosas comienzan con pequeños sueños. Pero siempre ten en cuenta que solo lo pueden lograr los que se esfuerzan y los que dependen de Dios. 



      

Preparados para la Conquista. Pastor Jose Luis... por pastorjoseluisdejoy